El latín, el inglés y el código.

Durante el principio del primer milenio muchos padres dirían a sus hijos algo parecido a: “Si aprendes latín aumentarás tus posibilidades y te sentirás más seguro”.  A los de mi generación nos lo dijeron, pero en lugar del latín, con el inglés.

Aprender idiomas es mucho más fácil si existe una apertura general que lo posibilite en las sociedades que no lo hablan de nacimiento. Muchos de los extranjeros europeos que he conocido de joven en Irlanda e Inglaterra no estaban allí aprendiendo inglés, sino estudiando su carrera en inglés debido a que venían aprendidos de origen como para poder hacerlo.

Las lenguas evolucionan y mueren como si fuesen organismos vivientes de especies distintas, que llegan a extinguirse en el tiempo; las que les suceden heredan los rasgos de algunas de las anteriores. En ingles, por ejemplo, muchas de las palabras de más de dos sílabas proceden del griego y el Latín (contiguous, luminous, absurdity, symmetry, sovereign, etc…)

Es muy probable que el inglés seguirá siendo el idioma comodín de la humanidad durante mucho tiempo. Pero ni el inglés, ni el español, ni el chino, son los lenguajes más usados en la actualidad, aunque los agrupásemos todos como si fuesen uno solo.

Medido por líneas de texto asimiladas por minuto, el lenguaje más utilizado es el código.

Cuando todavía se hablaba latín, a Julio Cesar le consumía la idea de encontrar un medio por el que dos personas separadas por la distancia, pudiesen comunicarse como si lo hiciesen en una habitación a solas. La escritura es un avance del lenguaje pero ni el latín en un papel, ni el más fiel de los mensajeros, podían garantizar al cesar la privacidad de los mensajes que enviaba a tierras lejanas, o a la vuelta de la esquina.

Al mismo Julio Cesar se le atribuye, con reservas, el primer uso de la criptografía en la historia mediante un ingenio de la época, que se conoce como “El Código del Cesar”.  Se trata de un disco con las leras del alfabeto grabadas alrededor del borde, y otro más pequeño también grabado con las mismas letras y en el mismo orden. Este último se apoya de plano en el primero, y están unidos mediante un eje concéntrico que hace girar el disco superior sobre el inferior. Solía usarse además cómo adorno al ser manufacturado en forma de anillo, o colgante.

12-23-2015 Post11Pict -

Reproducción del Código del Cesar

Al escribir un mensaje privado, el cesar alineaba las letras del disco superior de su anillo para que coincidiesen con las de la esfera inferior (la A con la A). Si quería escribir la palabra REFUERZOS, giraba la esfera tres veces a la derecha y escribía las letras del disco superior, que coincidían en situación con las letras del disco inferior, y las de la palabra original. En el mensaje, REFUERZOS quedaría escrito como UHIXHUCRV. Solo el césar y el destinatario que conociese el truco podrían descifrar textos completos fácilmente, ayudados de un artilugio igual.

Por ingenuo que nos pueda parecer hoy en día, han sido muchas las batallas que se han ganado con ayuda de este método. Y es curioso que se haya seguido usando hasta bien entrado el siglo XX añadiendo variaciones tan simples, como la de aumentar el número de posiciones que se ha de girar el disco para encriptar el mensaje, y otras por el estilo.

La criptografía consiguió sus primeros avances destacables con la máquina Enigma; un sistema de codificación de mensajes usado por los alemanes en la segunda guerra mundial, que dependía de un mecanismo que los transformaba en ambas direcciones. Hacía falta otra igual para descodificarlos y en este simple hecho se basó Alan Turing para hakearla, y conseguir mediante su logro que las fuerzas aliadas descubriesen los planes de los alemanes, tomando ventaja para concluir con el final de la guerra.

Alan Turing fue probablemente la persona más odiada por Hitler hasta el día que acabó su vida junto a Eva Brown en un bunker de Berlín. Turing tampoco terminó muy bien sus días al ser criminalizado por la justicia de su país debido a su condición homosexual. Terminó también aislado, pero por la sociedad, muriendo envenenado a los 42 años. El gobierno británico le ha perdido perdón públicamente sesenta y siete años más tarde, en el año 2009.

Alan y el equipo con quienes descodificó Enigma son personas a quienes debemos estar agradecidos, no solo por el hecho de que su esfuerzo sea parte de la razón por la que en Europa no haya predominado el fascismo durante el siglo pasado. Además, gracias a su ingenio, podemos disfrutar hoy de los ordenadores pues la base de lo que son hoy es lo que inventaron para ganar la guerra.

La lógica empleada en el invento de Turing es la misma que hace funcionar a las máquinas de mayor sofisticación que usamos ahora. Una parte muy importante que los hace hoy polivalentes a los ordenadores es la programación, también llamada “El código, o Software”: un lenguaje escrito por humanos. que leen los ordenadores a velocidades astronómicas, una y otra vez, para saber lo que tienen que hacer.

El código tiene reminiscencias del inglés, por varias razones, pero lo que importa ahora es el efecto de su uso.

El hecho es que escribiendo algo similar a las líneas de código de más abajo, en el sitio adecuado, cualquiera puede enviar instantáneamente la cantidad de dinero que desee,  a cualquier parte del mundo, sin depender de terceras partes, y sin que haya nadie pueda impedirlo o retrasarlo.

“Input:
Previous tx: f5d8ee39a430901c91a5917b9f2dc19d6d1a0e9cea205b009ca73dd04470b9a6
Index: 0
scriptSig: 304502206e21798a42fae0e854281abd38bacd1aeed3ee3738d9e1446618c4571d10
90db022100e2ac980643b0b82c0e88ffdfec6b64e3e6ba35e7ba5fdd7d5d6cc8d25c6b241501
Output:
Value: 50.00000000
scriptPubKey: OP_DUP OP_HASH160 404371705fa9bd789a2fcd52d2c580b65d35549d
OP_EQUALVERIFY OP_CHECKSIG”

Solo tiene que conocer el uso del lenguaje empleado, tener a mano un ordenador conectado a Internet y acceder al protocolo Bitcoin, al que accede instantáneamente cualquiera que tenga lo anterior.

En el ejemplo alguien le envía 50 a otra persona. Yo sé poco más que eso y no me atrevería a enviar bitcoins si no es a través de un monedero, de la misma forma que para enviar mensajes tampoco programo mi propio canal de comunicación y uso WhatsApp, o cualquier otro app que me lo facilite.

Pero hay mucha gente que si sabe y la gran mayoría de quienes realmente lo dominan son muy jóvenes. Jugando con la informática algunos han llegado a ser personas muy respetadas hoy en día no solo en ese campo, sino también en el de las finanzas, la agricultura, la energía, la comunicación, el transporte y muchísimos otros, que sin el lenguaje de la programación no podrían evolucionar. Tampoco podría hacerlo la civilización actual sin sufrir una recesión que poco menos nos llevaría de vuelta a alumbrarnos con lámparas de aceite, como hacíamos cuando hablábamos latín.

La aparición del software libre y la creación del sistema operativo Linux en 1991, de mano del sueco y por entonces post adolecente Linus Torvalds, supuso un avance sin el que hoy Internet no sería como es.

En su libro titulado “Just for fun”, se puede entender cómo las 18 millones de líneas de código que escribió, han llegado a ponerse a la altura de los sistemas operativos más usados del mundo. El código de los sistemas a los que Linux hizo la competencia, habían sido ya perfeccionados por miles de ingenieros agrupados en distintos departamentos de sus correspondientes empresas.

La apertura de Internet ha provocado que mucha gente joven esté aprendiendo a programar casi sin salir de casa. El código abierto y la liberación que Bitcoin ha traído a la economía, están facilitando que puedan financiarse y agruparse en la web para escribir más código.

Se juntan desde todas partes en plataformas como GithHub, que les ofrece gratuitamente la posibilidad de usar herramientas con las que están creando proyectos, que superan a los de cualquier multinacional.

La descentralización de sistemas no ha sido posible hasta que llegó Bitcoin y hoy se programan soluciones con las que se pueden poner en marcha experimentos, sobre algunas teorías que no se han podido probar aún científicamente. Se debe al hecho de que hasta Bitcoin los sistemas dependían de la centralización como garantía de su funcionamiento, y la centralización  de sistemas no es por sí misma garantía de que éstos tengan que funcionar.

Un ejemplo lo tenemos en el caso de la teoría de James Surowiecki denominada “La sabiduría de las masas”, en la que se asocia la psicología con patrones económicos, afirmando que la segregación de la información en los grupos humanos es más efectiva en la toma de decisiones. Es decir, que las decisiones tomadas por una sola persona, perteneciente a un grupo determinado, no resultan tan beneficiosa.

En uno de los campos prácticos donde esta teoría toma forma es en el llamado “Mercado de la Predicción”. Asocia los precios de mercado en un momento determinado, como el único resultado posible de predicciones acertadas. Si nos fijamos, el precio de cualquier cosa en un mercado libre es el que la gente está dispuesta a pagar por ella, aunque no hayamos hablado entre todos para ponerle ese precio.

Augur es una plataforma creada por un grupo de entusiastas que pretenden dar solución a la falta de efectividad que las encuestas, y otros medios, han demostrado como utilidad fiable para hacer uso de este fenómeno.

Parte del problema era encontrar un sistema con el que garantizar la seguridad de los datos recolectados, la globalidad en cuanto a la posibilidad de acceso a la participación, y que a su vez fuese capaz de filtrar las respuestas contaminantes.

Haciendo uso de Bitcoin, el equipo de Agur consiguió más de cinco millones de dólares que han utilizado para poner en marcha una plataforma que hace uso de la cadena de bloques, y de una moneda criptográfica denominada “rep”. La intención es la de dar solución a las insuficiencias de los sistemas de consultas masivas convencionales.

La versión definitiva de Augur la vamos a ver este mes de diciembre, estando ya la versión de pruebas en funcionamiento desde el pasado mes de octubre. Los que participaron de la colecta con sus bitcoins para poner en marcha Augur, se están viendo beneficiados de que ya hay gente dispuesta a pagar por los rep más de tres veces su valor inicial.

La raza humana es la mejor asociando ideas y los ordenadores son excelentes cumplidores de órdenes. Bitcoin es una tecnología que, mediante el uso de la programación, pone en práctica la posibilidad de diseñar sistemas en los que la confianza viene incluida por defecto. Demuestra, como demostró Internet y los ordenadores, que el código forma parte de la cadena evolutiva del lenguaje.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s