No tiene que ver con la tecnología, sino con el dinero.

Traducción del artículo de Daniel Krawisz “It’s not about the technology, It’s aboout the money“, 13 de julio de 2016.

 

ArtículoDKrawisz

 

Tecnología Blockchain

El mundo Bitcoin está lleno de gente que no sabe nada sobre economía, o criptografía; solo saben que podrían haber ganado millones si no hubieran vendido sus bitcoins cuando lo hicieron (o si hubiesen comprado a tiempo). Estas personas se dicen a sí mismos que los bitcoins son sustituibles, que Bitcoin es sólo el MySpace de las criptomonedas, que tendrán otra oportunidad de entrar a tiempo en alguna otra versión mejorada. Estas personas pueden ser peligrosas, pero la mayoría de ellos son, ante todo, presa fácil.

Creo que esto puede explicar el origen de la “tecnología blockchain”. Permite a la gente hablar como si los clones de Bitcoin fueran importantes, sin machacarse a sí mismos por su falta de atención a Bitcoin en el pasado. Si alguien me dice “tecnología de cadena de bloques” (o “tecnología blockchain), le doy el beneficio de la duda y lo anoto como alguien que no sabe de lo que está hablando. Si descubro que es inteligente, lo más probable es que sea un estafador1.

Cuando la gente te diga en una frase las palabras “tecnología blockchain”, a menudo verás que puedes reemplazarlas por “maná”, o “chacras”, o “cuántica” y tendrá sentido de la misma manera. “la tecnología blockchain” se ha convertido en un sonido que los Bitcoineros utilizan para extraer dinero de los inversores de riesgo, y entre los usuarios los unos a los otros, similar a la forma en que los pájaros machos utilizan una canción para atraer a las hembras. Es una frase que funciona en las personas que saben que hay mucho dinero, pero que no saben exactamente de dónde viene.

No veo que haya mucha utilidad para algún tipo de “tecnología blockchain” generalizada, exceptuando su aplicación en Bitcoin. En Bitcoin, la cadena de bloques es una manera de resolver el problema del doble gasto; de no privilegiar a ninguna de las partes en cuanto a la creación de nuevas unidades; o de establecer un historial contable coherente. En sí, es una forma extremadamente costosa y complicada de mantener un libro de contabilidad. Si me pregunto: ¿Con qué frecuencia debo realmente hacer mi contabilidad de esta manera? Yo diría que es sólo una buena idea cuando el juego al que se juega es tan importante que a nadie se le podría colocar en la posición de árbitro, sin dudar que este pudiese llegar a ser también un peligro. No hay muchas cosas por las que realmente la necesitaría, pero creo que hay buenos argumentos como para afirmar que una cadena de bloques es una alternativa razonable al sistema monetario bajo el cual el resto del mundo está oprimido en la actualidad. De lo contrario realmente sería preferible mantener mis registros de contabilidad en privado, en lugar de tenerlos abiertos al público.

No hay aplicaciones para las cadenas de bloques que no impliquen la solución a un problema de doble gasto. Una cadena de bloques que se utilice para una aplicación que no resuelva un problema de doble gasto, no es más que una base de datos, por lo que podría ser perfectamente reemplazada con una tabla de hash distribuida. La gente también ha utilizado la cadena de bloques para la obtención de sellados de tiempo. Esto sólo funciona porque Bitcoin se ha convertido en un bien conocido por su valor como punto de referencia. La necesidad de sellos de tiempo, no implica la necesidad de crear una nueva cadena de bloques.

Sin embargo, en el mundo Bitcoin, la gente va apresurada por todas partes gritando “blockchain blockchain blockchain”, como algo aplicable a todo tipo de fines no intuitivos hasta que se forran de pasta. No puedo creer el tiempo que está pasando para que la gente caiga de esta artimaña, pero espero que no dure mucho más. Una cadena de bloques no tiene una amplia gama de aplicaciones. Sin embargo, hay una aplicación2, a saber por su importancia abrumadora, que es la de llegar a convertirse en un sistema monetario.

 

El Dinero como una Alucinación

La falacia fundacional sobre el dinero es explicar en términos físicos lo que es realmente un fenómeno sociológico3. El oro no es valioso por ser duradero, fungible, portátil y escaso. Es valioso debido a una tradición beneficiosa y auto sostenida, en la que el oro aún mantiene un lugar especial. Las propiedades físicas del oro hacen posible tal tradición, pero no determinan su surgimiento. Otros bienes con propiedades similares también podrían convertirse, por tradición, en el bien monetario establecido. Bitcoin es de la misma manera, por supuesto. No podría funcionar sin la tecnología que lo sostiene, pero lo que lo hace realmente importante es el hecho de que se le ve como a un objeto de valor, convirtiéndolo por tanto en intercambiable por bienes y servicios. Las personas que piensan que “la tecnología blockchain” es importante están cometiendo el mismo tipo de error que el cometen las personas que piensan que el oro posee un valor intrínseco.

Lo que es extraño para mí es el hecho de haber escuchado a muchas personas expresar ideas correctas sobre lo que es el dinero, para que más tarde me observen como a un loco al considerar seriamente lo que implica aquello que afirmaron ellos mismos. He oído a la gente decirme cosas como, “el dinero es sólo una alucinación compartida” o “el valor del dinero es lo que todos estamos de acuerdo que es”. ¡Sí! Es correcto, eso es exactamente lo que estoy diciendo. Y si el dinero es una alucinación compartida, entonces no puedes replicar el valor de Bitcoin al replicar su tecnología. Tendrías que replicar la alucinación, y eso es imposible. Tendrías dos cadenas de bloques, pero sólo una de ellas con una alucinación compartida, lo cual hace que una de ellas sea valiosa y la otra inútil.

Si eso te parece una afirmación extraña, piensa en la alternativa: significa que debería ser posible crear valor sin desarrollar esencialmente trabajo alguno. Cada nueva cadena de bloques que se haya producido, se ha construido sobre la premisa de que se puede crear una valiosa forma de inversión cuyos ingresos no son obtenidos del coste, fijo, de copiar Bitcoin con algunas alteraciones.

Aquí no hay nada mágico. Los comportamientos humanos tienen costes y beneficios reales. El dinero puede ser poco más que un montón de gente que atribuye valor a algo que carece de abundante uso directo. No importa si esto suena ridículo; si hay un comportamiento que corresponde a la creencia de que este beneficia a la gente, entonces seguirán comportándose de esa manera. Otras personas deberán de entender mejor lo que están haciendo, o de lo contrario se volverán relativamente más pobres.

 

El Dinero como un Comportamiento

Con el oro, el comportamiento que resulta más abrumadoramente popular, es el de guardarlo en un lugar oculto, y dejarlo ahí durante largos períodos de tiempo. Por lo tanto, con algunas pequeñas excepciones debido al uso del oro como joyería y como producto industrial, una explicación que daría sentido al precio actual del oro debe depender, sobre todo, de las razones de alguien por desear que algo que es bueno permanezca almacenado lejos de su propio alcance. Podemos estudiar el dinero, como un comportamiento, abstrayendo todos los usos del dinero que no sea el de almacenarlo. No importa lo tonto que suene, sabemos que debe ser bueno de alguna manera porque la gente realmente lo viene haciendo desde hace ya algún tiempo.

Cuando hablo de dinero como un comportamiento lo que esto significa es que todo el mundo tiene un número socialmente establecido, que está asociado objetivamente con ellos. Pueden mostrar a otras personas cuánto tienen, y todos estarán de acuerdo en cuanto a cuál es el número que lo acredita. La gente puede hacer cosas que restan de su número y para sumar al número de otra persona. También, la gente demanda tener números más altos. Esto significa que están dispuestos a renunciar a otras cosas con el fin de aumentar su número. Si conocemos los costos y beneficios de aumentar el número, entonces podemos entender el precio de estos números en el mercado.

Podría haber muchas razones por las cuales la gente se comportase de esta manera. Los números podían corresponder a cantidades de un bien físico, como el oro, o el wampum, que las personas intercambian físicamente entre sí. Podrían corresponder a números que son administrados y garantizados por una institución, como dólares u oro de World of Warcraft; o podrían ser números que se almacenan en una cadena de bloques, como en Bitcoin; o tal vez, entre todos nosotros, usando simplemente el sistema del honor, efectuando cada uno un seguimiento de nuestros propios saldos sin engañarnos los unos a los otros.

A menudo, los economistas definen el dinero de una manera que hace que este sea un bien único en una economía. Yo no defino el dinero de esta manera. Podría haber más de un bien que actuase como dinero. En cambio, mostraré el por qué a largo plazo auguro un solo dinero como dinero dominante.

 

El Riesgo del Dinero

El dinero a menudo se explica en términos del inconveniente de comerciar con un sistema de trueque 4. Mientras que el trueque podría ser un inconveniente, por sí solo no es suficiente para explicar la existencia del dinero. Sería ciertamente fantástico si todos pudiéramos acordar un bien determinado del que a través de su uso, resultase ser un bien que funcionase como dinero. Sin embargo, aunque físicamente sería posible, no hay garantía de que todo el mundo será lo suficientemente honesto como para hacerlo. Es posible imaginar una tribu de gente cuya particularidad es la de que son todos muy buenos economistas, y que todos entienden y gustan de la idea del dinero sin tener suficiente confianza los unos en los otros como para conseguir que funcione de verdad. La primera persona en aceptarlo de entre ellos, estaría tomando un riesgo añadido porque tendría que trabajar o vender su propiedad a cambio de algo que es bueno para no mucho más que la posibilidad de almacenarlo. Su riesgo sólo compensaría si todos los demás estuvieran dispuestos a seguir su ejemplo, pero ¿cómo garantizar que realmente lo harán?

Durante casi un año, esto es lo que pasó con Bitcoin. Aunque los Bitcoineros de entonces sospechaban que Bitcoin podría ser dinero algún día su precio, durante todo ese tiempo, fue cero. En consecuencia, era completamente inútil como forma de dinero. Durante mucho tiempo, aquellos Bitcoineros querían que el precio fuera mayor que cero, pero no podían conseguirlo tan solo por quererlo. Bitcoin no cambió fundamentalmente como pieza de software cuando desarrolló un precio inicial; lo único que cambió fue la disposición de la gente a intercambiar dólares por ello.

En general, siempre hay un coste individual para aceptar dinero, incluso cuando el uso del dinero está muy extendido. Si trabajo a cambio de dinero, ¿cómo sé que el dinero seguirá manteniendo su valor cuando he acabado de trabajar y me dispongo a hacer mis compras? Si trabajo para algo que puedo consumir directamente entonces, por lo menos, puedo conseguir una cierta utilidad de lo que obtengo. Pero si acepto algo cuyo uso principal es el de medio de intercambio, entonces estoy dependiendo de que, en un futuro, haya personas que estén dispuestas a aceptar ese dinero.

Esta es la razón por la que la gente no puede simplemente desear dinero para hacerlo existir, y por lo que la inconveniencia de un sistema de trueque no puede explicar, por si sola, la existencia de dinero. Existe también un riesgo. Para explicar por qué las personas usan el dinero, debe haber un beneficio individual coincidente con el coste individual; de lo contrario la gente nunca preferiría utilizar el dinero, sin importar lo socialmente beneficioso que este sea.

 

La Utilidad del Dinero

Al hacer uso del dinero existe un beneficio individual, y es muy simple. La persona que acepta el dinero llega a aplazar sus decisiones sobre qué comprar a un momento posterior. Alguien que no quiere usar el dinero debe tener una idea mejor de lo que va a hacer con los bienes que recibe en pago, que la persona que aceptará su dinero. Cuando uno tiene dinero, uno no está comprometido. Si yo fuese la primera persona que aceptase dinero en pago y mi apuesta en él resultase ganadora, entonces, en el futuro, tendré la opción de elegir lo que yo quiera a cambio. Es decir, no estaría sujeto a elegir basado en la información limitada que aporta el presente. Este beneficio explica por qué alguien querría conservar algo que es bueno como medio para el almacenamiento de valor. Si quiere mantener sus opciones abiertas, podrá, con este método, abrir su bóveda en el momento en que se presente la oportunidad adecuada.

Ahora he proporcionado una forma de contrapartida que, según sostengo, explica el valor del dinero. No he probado que no haya otros costes y beneficios asociados al uso del dinero, pero es porque yo no sé de otros. Si alguien puede mostrarme que hay otra razón para retener dinero, por favor, que me lo diga. Ahora voy a hablar de lo que implica este compromiso por el valor del dinero.

 

El valor del dinero

En este artículo, me refiero al valor en el sentido de la inversión. Así que el valor del dinero es el propósito para el que sirve en una cartera de inversiones, y lo mucho que se desearía obtener de él. Para el inversionista, el valor del dinero está determinado por la contrapartida existente entre el compromiso frente a la opcionalidad. Cuanto más variadas sean sus intenciones de invertir, más dinero le será necesario para hacerlo. Es decir, si lo que desea son más ingresos, deberá comprar más acciones, o más bonos.

La razón por la que alguien podría querer aplazar sus elecciones es porque hay períodos limitados de tiempo en los que las inversiones salen a la venta. Algo que resulta muy difícil en los negocios es la facilidad con la que se pueden cometer errores cuyas consecuencias no son evidentes, hasta mucho después de que estas sean inevitables. Cuando eso sucede, una empresa necesita dinero en efectivo para sobrevivir lo suficiente como para corregirse. Durante este tiempo, las buenas empresas se pueden comprar a un precio más bajo durante períodos de tiempo limitados. Esta es la razón por la que un inversor desea tener listo un saldo en efectivo para gastar. Nunca sabrás lo que viene, pero si tienes dinero, estás preparado para lo que sea. Sostener una acción es un compromiso para cualquier empresa en particular, mientras que el efectivo siempre mantiene sus opciones abiertas.

La razón de que el gasto en una inversión sea un compromiso, es la de que no siempre se puede vender una inversión fácilmente por dinero en efectivo. Podría salir a la venta, al igual que en el párrafo anterior, para que esta vez el inversor no pueda obtener la misma cantidad de dinero en efectivo que gastó en ella. Ante un percance significativo, el inversor podría no ser capaz de cumplir con sus compromisos y deberá vender a pérdida. Por otro lado, a un inversor capacitado para cumplir con sus compromisos no le importa tanto si hay una recesión, porque está preparado para atravesar cualquier tempestad, en cualquier momento.

Lo interesante de la contrapartida entre opcionalidad y compromiso es el hecho de que los cambios en el uso general del dinero, dentro de una economía, pueden cambiar la naturaleza de esa compensación para una persona individual. Cuanto más demanda de dinero hay, menos arriesgado resulta el hecho de ahorrar, o mantener dinero, para cualquier persona. Si fueras la primera persona en vender bienes o mano de obra a cambio de dinero, probablemente parecerías un loco, o alguien inmensamente estúpido, al apostar que otras personas querrían ese material en el futuro. Por otro lado, si muchas personas están usando ese mismo dinero, entonces simplemente dependen de que no haya un evento hiper-inflacionario en el futuro inmediato. En ese caso, podrías parecer insano o estúpido por preocuparte lo más mínimo de una posibilidad tan aparentemente remota*.

En resumen, el dinero se vuelve más útil cuantas más personas lo usen. Esto puede parecer una conclusión muy obvia debido a la cantidad de palabras que han ayudado a llegar a ella, pero en Bitcoin tiene algunas implicaciones extrañas que son difíciles de aceptar para muchos, porque el formato de su dinero actual es una presunción de que lo contrario es cierto. A medida que más personas comienzan a guardar dinero, la respuesta racional de todos los demás es tratar de guardar más cantidad de la que ya tienen. Todo el mundo, por lo tanto, tratará de aumentar su saldo de efectivo al mismo tiempo, y lo harán al vender mayores cantidades de otros bienes a cambio de él. En otras palabras: todos los precios tienden a bajar, y el dinero se vuelve más valioso. En un sentido efectivo, todo el mundo termina con más dinero, excepto que en este caso terminan con unidades más valiosas de dinero en lugar de sumas más altas de las mismas; Y además terminarán también con grandes fracciones, de su cartera de inversión, en dinero.

 

El efecto red

Esto sería lo contrario a la forma en la que funcionan la mayoría de las inversiones. Si el precio de una acción sube, entonces el valor disminuye porque el rendimiento de sus dividendos es menor en proporción a su precio. Si el precio sube demasiado, eventualmente, un inversor, querría vender a  un precio algo más barato. Por el contrario, 100 dólares en bitcoins hoy en día tiene un valor mucho más alto que el valor de 100 dólares en bitcoins hace varios años, a pesar de que el precio de bitcoin es mucho mayor. El valor es mayor porque el propietario dispone de más oportunidades para venderlos o intercambiarlos.

Una retroalimentación positiva entre precio y valor implica que el crecimiento, o el encogimiento del dinero, puede llegar a ser auto-sostenible. Uno podría llegar esta conclusión difícil de aceptar. Después de todo, el valor en un negocio se construye por el trabajo duro y la estrategia planificada, mientras que el dinero puede llegar a impulsar su propio valor de acuerdo conmigo. Invito a cualquiera a explicar el valor de Bitcoin de otra manera. Y decir “burbuja” no cuenta porque eso es prácticamente lo mismo: El dinero es básicamente una burbuja auto-sostenible. Todavía no sabemos si Bitcoin llegará a un estado de auto-sostenibilidad, e incluso si no lo hace la “tecnología blockchain”, la gente todavía estría equivocada porque, aun en ese caso, tampoco existirá más que una cadena de bloques que seguirá siendo la buena.

¿Cómo sería una burbuja auto-sostenible? Naturalmente, debe haber un límite al crecimiento del dinero. A medida que el valor del dinero aumenta, eventualmente los beneficios individuales de mantener más de él bajarán. Esto ocurre cuando la capitalización del mercado de divisas se convierte en una fracción cada vez mayor del total de la economía. Sólo existen un número de errores producidos por la economía, de los que alguien que posea dinero se puede aprovechar. La economía se satura con el dinero una vez que hay suficientes inversores con montones de él, con los que son capaces de cazar todos los errores que valen la pena. En ese punto, ya no es individualmente beneficioso mantener más dinero, incluso si el valor de este ha subido. Esto evita que el valor del dinero suba más de precio hasta el momento en que más personas, o empresas, se agreguen a su economía.

Este límite es independiente de la tecnología subyacente en cualquier forma de dinero. Si la gente fuera lo suficientemente honesta, podría funcionar simplemente con el ya mencionado sistema del honor. Por lo tanto, el valor del dinero es un fenómeno macroeconómico, incluso para una pequeña y peculiar moneda criptografía como Bitcoin. Esta es la razón por la que Bitcoin puede ser inútil un año y valioso el siguiente, sin un cambio fundamental en su software o protocolo, y por lo que puede variar su precio en diferencias enormes en períodos cortos de tiempo, por razones que parecen inescrutables. Es porque el valor del dinero es una alucinación compartida, y el precio es causa de la vivacidad de dicha alucinación.

 

Cómo se creó el valor de Bitcoin

Pasado un año del lanzamiento de Bitcoin, este carecía de precio alguno y era absolutamente inútil. Por lo tanto, el valor no se creó cuando el software se desarrolló originalmente; fue a causa de las inversiones realizadas, paso a paso,  lo que le dio valor más tarde. Desde que tuvo por primera vez un precio, Bitcoin ha experimentado períodos rápidos de aumento del mismo. Puede haber eventos que se ponen en marcha, sin ninguna razón aparente, con los que el precio de Bitcoin se mueve rápidamente hacia arriba o hacia abajo. Un pequeño aumento de precio se interpreta como un aumento en la demanda. Un aumento en la demanda significaría que Bitcoin es cada vez más útil y por lo tanto más valioso. Esto provoca que más personas lo compren y causen otro nuevo aumento del precio. Estas manías hacen que la gente se pregunte si Bitcoin es en verdad algo real. Hacen que la gente que antes pensaba que Bitcoin era un invento estúpido cambie su forma de pensar, determinando que tal vez pudiesen comprar un poco sólo en caso de que llegase ser algo grande. En otras palabras, están empezando a pensar que Bitcoin es bueno para la única cosa que el dinero es realmente bueno: para mantenerlo guardado por si acaso.

Arriba escribí sobre la idea hipotética de una tribu de economistas que tenían la intención de  desarrollar una economía monetaria, pero no podían hacerlo porque cada uno sentía que la inversión era demasiado arriesgada. Aquí expongo la forma en la que podrían resolver ese problema: Podrían tomar turnos para invertir en pequeñas cantidades una y otra vez. De esta forma ninguno de ellos correría un riesgo diferente al de los demás. Su economía no sería monetizada después de la primera ronda, pero podían determinar quién de entre ellos estaría dispuesto a asumir ese pequeño riesgo. Si todos se mostrasen dispuestos a invertir un poco, muchos de ellos estarían dispuestos a arriesgarse a una segunda ronda. Si el juego termina desarrollándose hasta el final, nuestros economistas empezarían a pensar en lo ricos que serían si consiguieran más dinero que el resto. Pronto, el juego dejaría de ser ordenado ya que todos tratarán de vender la mayor cantidad de bienes posibles para comprar el nuevo dinero, mientras que este siga siendo barato.

Bitcoin no surgió de un sistema de trueque. El dólar y las otras monedas manejadas por el Estado venían ya asumiendo el valor de todas las transacciones comerciales. Sin embargo, el cálculo de los inversores iniciales en Bitcoin fue muy similar al que enfrentaron a nuestra tribu de economistas. En un principio estaba claro, para muchos, que Bitcoin sería genial si realmente hubieras podido comprar cosas con él. Sin embargo, con él no se podía comprar nada, mientras que sus perspectivas de inversión dependían de la presunción de que, de alguna manera, un día, se exigiría a cambio de bienes y/o servicios. ¿Cómo se podría estimar el riesgo de tal posibilidad? El hecho de que existan otras monedas no cambia el problema. Desde la perspectiva de un inversor de Bitcoin, Bitcoin podría haber existido en un sistema de trueque en el cual los dólares, el yuán, el euro, la libra y el yen fuesen intercambiados por té, seda, sal y pedernal. La única diferencia es que las monedas nacionales son mejores competidores que el té o la sal, por lo que el riesgo es mayor que en el supuesto de que Bitcoin hubiese nacido en un sistema de trueque verdadero.

 

La competencia entre monedas.

No estoy en contra de la competencia entre monedas, en el sentido de que la gente debiera ser físicamente impedida para crearlas. Estoy en contra de las monedas competidoras en el sentido de que creo que la competencia monetaria es inherentemente monopolista, y que es extremadamente deshonesto o estúpido promover una nueva moneda como inversión sin tener en cuenta esta realidad. Por lo tanto, estoy en contra de la competencia entre monedas en el sentido de que alguien que cree una nueva moneda, habría de presentar un caso en el que su idea demostrase ser capaz de reemplazar el sistema actual; de lo contrario, su promotor, debería ser tratado como un estafador.

El hecho de que el dinero tenga una retroalimentación positiva entre la demanda y el valor, implica que normalmente no puede haber un equilibrio estable entre dos dineros. Cualquier desequilibrio inicial entre ellos tendería a expandirse. Si una moneda fuese ligeramente preferida a otra, la gente reaccionaría exigiendo más cantidad de la que es la ligeramente preferida. Y esto conllevará a que la preferida sea aún más preferible que antes. Cualquier combinación de dineros distintos interactuará de esta forma, quedando así uno sólo de entre todos los tipos posibles para dominar al resto.

Muchas personas se engañan al entrar en el mundo Bitcoin por primera vez, porque piensan que la diversificación es importante. El problema con la diversificación es que es posible crear una cantidad infinita de mierda sin coste alguno, y si se diversifica de esta forma, se pierde todo. La diversificación sólo tiene sentido entre las inversiones que no son mierda. Si estuviéramos delante de un montón de acciones que están ya pagando dividendos, entonces la diversificación tendría sentido. Sin embargo, nos encontramos ante un número infinito de monedas clasificables como de timo potencial. Durante finales de 2013 y principios de 2014, se estaban produciendo y vendiendo nuevas monedas cada día. Pueden producirse a este ritmo hasta que a todo el que piense que la diversificación es una buena idea, se le rompa el sueño. Ahora que todas las personas más estúpidas se han ido a la quiebra, el foco se ha desplazado al mantra de usar “tecnología blockchain”, para explotar a inversores de riesgo ignorantes.

Siempre hay un cierto riesgo en la aceptación de dinero como forma de pago, incluso siendo algo muy bien establecido como lo es el dólar. Si todo el mundo se conforma con en el mismo tipo de dinero, quiere decir que se habrán coordinado para reducir ese riesgo tanto como fuese posible. Si esperas que la gente use dos monedas, has de tener alguna razón que demuestre que ambas compensarían el riesgo en distintas formas. Nunca he visto un altcoiner, o entusiasta de la “tecnología blockchain”, cerca de abordar este problema. Claramente, si dos monedas son prácticamente idénticas, como Bitcoin y Litecoin, entonces la moneda que sea más grande tiene la ventaja. Recientemente, el precio de Litecoin se ha desacoplado algo de Bitcoin, así que tal vez la gente finalmente ha descubierto este efecto. Una vez que Litecoin pierda su alucinación compartida, no habrá suficiente cantidad de mantra publicitario que lo consiga traer de vuelta.

Pero ¿qué pasa cuando se trata de algo más elaborado? Vamos a fingir por un momento que Ethereum realmente funcionó, y que en realidad era algo que competía con Bitcoin en algún nivel. ¿Sus contratos inteligentes le proporcionan una ventaja seria sobre Bitcoin? No llego a ver cómo el sistema de contratos inteligentes de Ethereum tendería a proporcionar oportunidades, que sean superiores a las oportunidades proporcionadas por Bitcoin, para aquellos quienes acumulen étheres. No importa lo bien que suene eso de los “contratos inteligentes”, en el fondo solo hace que Ethereum sea únicamente otro appcoin, y al igual que con otros appcoins, la gente reducirá el riesgo de retenerlos no acumulándolos, o reteniéndolos por el menor tiempo posible. Esto conducirá el precio hacia abajo hasta que lleguen a ser inútiles en el comercio.

Por cierto, yo preferiría ser tomado por un  “minimalista de Bitcoin”, en lugar de por un “maximalista de Bitcoin”, porque las otras cadenas de bloques me parecen inútiles, y son fácilmente eliminables.

LTC-ArtículoDKrawisz

Histórico del precio de Litecoin (a través de CoinMarketCap)

 

Bitcoin vs dólar

Por otro lado, las mejoras que presenta Bicoin frente al dólar (y a otras monedas fiduciarias) son las que realmente cuentan. El dólar no es muy bueno para almacenarlo “por si acaso”. Al hacerlo durante largos períodos, este pierde valor debido a la inflación. No se puede llevar dinero en efectivo en grandes cantidades ya que la misma policía te lo confiscaría, y si lo dejamos en un banco, podrían congelarnos la cuneta y drenar nuestro dinero si se demuestra que es usado para propósitos considerados inaceptables. Nadie puede poseer dólares de la manera que se pueden poseer bitcoins. No es que Bitcoin no sea un riesgo, sino más bien que siempre se puede esperar tener la misma fracción del total en un futuro, si los protegemos adecuadamente.

Las monedas nacionales se ven afectadas por fuerzas que están fuera de nuestro conocimiento y/o control. Son administradas por comités que sirven a los gobiernos que las emiten. Las personas que forman estos comités hablan en una jerga que no sólo es incomprensible para la mayoría de la gente, sino insoportablemente aburrida incluso para aquellos que la entienden. Todo el mundo se ve afectado por estos comités, pero la mayoría de la gente no se molestará en aprender la forma de entender sus decisiones. Ellos manejan la moneda por el interés nacional, que no siempre resulta ser lo mismo que nuestro propio interés, ni el de la mayoría de los ciudadanos. Pueden cambiar las reglas sobre cómo se ha de gastar, puedes usarlas o aumentar la oferta del gobierno 5. Normalmente no es posible predecir lo que van a hacer, al menos durante largos períodos de tiempo.

Esto no es posible bajo las reglas actuales de Bitcoin, y sería difícil cambiarlas de una manera que eventualmente pudiese permitir algo similar. Aunque muchos nuevos bitcoins serán creados en el futuro, el horario de lanzamiento es conocido públicamente y, por lo tanto, ya está incluido en los precios actuales de Bitcoins. Por lo tanto, Bitcoin no perderá valor como resultado de la inflación. Puede perder valor como resultado de una pérdida de  popularidad, y este riesgo es el único mayor que aquellos que presenta el dólar (por el momento).

Por lo tanto, desde el punto de vista de la inversión, existe una diferencia cualitativa genuina entre Bitcoin y el dólar. No significa necesariamente que Bitcoin vaya a derrotar al dólar. Simplemente significa que Bitcoin tiene una ventaja competitiva relevante. Todavía hay inconvenientes significativos para Bitcoin; Es lento para confirmar y difícil de mantener el anonimato al ser transferido. Sin embargo, Bitcoin ha luchado bien contra el dólar hasta ahora, y hay un sector del comercio del mundo real que continúa desarrollándose confiando en él. Además, cada vez que crece bitcoin, sus riesgos disminuyen en relación con el dólar.

 

Pensamientos Finales

Por lo tanto, la razón  de que los aspectos monetarios de Bitcoin resulten particularmente interesantes, es por la posibilidad de que Bitcoin podría convertirse en el bien preferido como almacén de valor. Si lo hiciera, entonces su valor crecería hasta que fuera una parte significativa de la economía mundial. Eso sería un cambio significativo para el mundo y para los primeros usuarios de Bitcoin. Llámame loco, pero creo que esa posibilidad tiene más presagio que la posibilidad de aplicaciones de cadenas de bloques fuera de Bitcoin, y también es mucho más probable.

El protocolo Bitcoin es como un gran trabajo de ingeniería. Sus piezas están todas adaptadas a su función. No es la tecnología, sino lo que la tecnología permite, lo cual es mucho más interesante. La cadena de bloques es como un concepto, no tenía ninguna razón para escapar de los círculos esotéricos de los desarrolladores e ingenieros. Sin embargo, cuando la gente miraba a Bitcoin, los únicos términos por los que sabían entenderlo eran cercanos a los que usamos al aprender sobre una nueva tecnología. Pero Bitcoin se parece más a una nueva tradición que a una nueva tecnología. Es como si una pequeña parte de la multitud en un estadio lleno comenzase a hacer la ola, dando la oportunidad de apostar si la ola acabará por llenar todo el estadio, o no.

Si alguien te nombra alguna vez la frase “tecnología blockchain”, sabrás que ha llegado el momento de desaparecer de ahí 6. Sólo están tratando de venderte su nuevo micromecenazgo basado en una aplicación timo sobre tecnología sostenida en una cadena de bloques descentralizada para aplicar al internet de las cosas. En ese momento sabrás que te están mintiendo, porque todo el que actúa como ellos es un mentiroso y alguien que no lo sea haría cualquier otra cosa para distinguirse de ellos. Alguien que sepa de lo que está hablando sabe que no basta con encadenar juntas un montón de palabras chupis, con el fin de generar una idea que tenga sentido. Desafortunadamente, si la falta de pensamiento crítico básico es generalizada, y si todo el mundo se invierte en la estupidez de todos los demás, querrá decir nadie tiene interés en saber, al menos no antes de que hayan encontrado un momento favorable para salir de su posición inversora. Esto probablemente nunca sucederá, porque a pesar de que pueden pensar que se aprovechan de la estupidez de otras personas, lo más probable es que terminen por convertirse en presas.

  1. Por otro lado, sólo porque alguien sea tonto no significa que no sea un estafador. Basado en mi experiencia en Bitcoin, creo que muchos estafadores tienen el instinto de permanecer tan estúpidos como les sea posible sobre el hecho de cómo consiguieron dinero, y así seguirse creyendo que son brillantes empresarios.
  2. haz una cosa y hazla bien
  3. La teoría que estoy presentando en este artículo es la teoría de la Escuela Austriaca de Economía sobre el dinero. Para obtener más información sobre esta teoría, consulta cualquier libro austriaco estándar, como “Hombre, Economía y Estado” de M. Rothbard o “La Acción Humana” de Mises.
  4. Cuando los economistas austriacos nombran el sistema de trueque significan una economía en la que no se utiliza ningún bien de tipo monetario, a pesar de que el término tiene connotaciones mucho más específicas para muchas personas.
  5. En los EE.UU., es realmente el Congreso y el Poder Ejecutivo los que pueden cambiar las reglas, y la Reserva Federal la que cambia la oferta. Esta distinción realmente no importa a los efectos de este artículo, pero algunas personas piensan que es importante porque la reserva federal se designa como una institución privada, mientras que el congreso está compuesto por representantes electos.
  6. Esto incluye a Hillary Clinton.

* N.T. Este párrafo denota el sarcasmo de Daniel Krawisz: La inflación es un efecto proporcionado por la moneda FIAT, o monedas gubernamentales. Todas las economías basadas en este sistema sufren de periodos inflacionarios provocados por exceso de impresión del dinero existente; se supone que los gobiernos lo hacen para controlar el equilibrio económico. Lo cierto es que ninguno lo ha conseguido desde que se creó este tipo de moneda, llegando a llevar a la ruina a países como Argentina, Venezuela, Zimbabwe y muchos otros.