No tiene que ver con la tecnología, sino con el dinero.

Traducción del artículo de Daniel Krawisz “It’s not about the technology, It’s aboout the money“, 13 de julio de 2016.

 

ArtículoDKrawisz

 

Tecnología Blockchain

El mundo Bitcoin está lleno de gente que no sabe nada sobre economía, o criptografía; solo saben que podrían haber ganado millones si no hubieran vendido sus bitcoins cuando lo hicieron (o si hubiesen comprado a tiempo). Estas personas se dicen a sí mismos que los bitcoins son sustituibles, que Bitcoin es sólo el MySpace de las criptomonedas, que tendrán otra oportunidad de entrar a tiempo en alguna otra versión mejorada. Estas personas pueden ser peligrosas, pero la mayoría de ellos son, ante todo, presa fácil.

Creo que esto puede explicar el origen de la “tecnología blockchain”. Permite a la gente hablar como si los clones de Bitcoin fueran importantes, sin machacarse a sí mismos por su falta de atención a Bitcoin en el pasado. Si alguien me dice “tecnología de cadena de bloques” (o “tecnología blockchain), le doy el beneficio de la duda y lo anoto como alguien que no sabe de lo que está hablando. Si descubro que es inteligente, lo más probable es que sea un estafador1.

Cuando la gente te diga en una frase las palabras “tecnología blockchain”, a menudo verás que puedes reemplazarlas por “maná”, o “chacras”, o “cuántica” y tendrá sentido de la misma manera. “la tecnología blockchain” se ha convertido en un sonido que los Bitcoineros utilizan para extraer dinero de los inversores de riesgo, y entre los usuarios los unos a los otros, similar a la forma en que los pájaros machos utilizan una canción para atraer a las hembras. Es una frase que funciona en las personas que saben que hay mucho dinero, pero que no saben exactamente de dónde viene.

No veo que haya mucha utilidad para algún tipo de “tecnología blockchain” generalizada, exceptuando su aplicación en Bitcoin. En Bitcoin, la cadena de bloques es una manera de resolver el problema del doble gasto; de no privilegiar a ninguna de las partes en cuanto a la creación de nuevas unidades; o de establecer un historial contable coherente. En sí, es una forma extremadamente costosa y complicada de mantener un libro de contabilidad. Si me pregunto: ¿Con qué frecuencia debo realmente hacer mi contabilidad de esta manera? Yo diría que es sólo una buena idea cuando el juego al que se juega es tan importante que a nadie se le podría colocar en la posición de árbitro, sin dudar que este pudiese llegar a ser también un peligro. No hay muchas cosas por las que realmente la necesitaría, pero creo que hay buenos argumentos como para afirmar que una cadena de bloques es una alternativa razonable al sistema monetario bajo el cual el resto del mundo está oprimido en la actualidad. De lo contrario realmente sería preferible mantener mis registros de contabilidad en privado, en lugar de tenerlos abiertos al público.

No hay aplicaciones para las cadenas de bloques que no impliquen la solución a un problema de doble gasto. Una cadena de bloques que se utilice para una aplicación que no resuelva un problema de doble gasto, no es más que una base de datos, por lo que podría ser perfectamente reemplazada con una tabla de hash distribuida. La gente también ha utilizado la cadena de bloques para la obtención de sellados de tiempo. Esto sólo funciona porque Bitcoin se ha convertido en un bien conocido por su valor como punto de referencia. La necesidad de sellos de tiempo, no implica la necesidad de crear una nueva cadena de bloques.

Sin embargo, en el mundo Bitcoin, la gente va apresurada por todas partes gritando “blockchain blockchain blockchain”, como algo aplicable a todo tipo de fines no intuitivos hasta que se forran de pasta. No puedo creer el tiempo que está pasando para que la gente caiga de esta artimaña, pero espero que no dure mucho más. Una cadena de bloques no tiene una amplia gama de aplicaciones. Sin embargo, hay una aplicación2, a saber por su importancia abrumadora, que es la de llegar a convertirse en un sistema monetario.

 

El Dinero como una Alucinación

La falacia fundacional sobre el dinero es explicar en términos físicos lo que es realmente un fenómeno sociológico3. El oro no es valioso por ser duradero, fungible, portátil y escaso. Es valioso debido a una tradición beneficiosa y auto sostenida, en la que el oro aún mantiene un lugar especial. Las propiedades físicas del oro hacen posible tal tradición, pero no determinan su surgimiento. Otros bienes con propiedades similares también podrían convertirse, por tradición, en el bien monetario establecido. Bitcoin es de la misma manera, por supuesto. No podría funcionar sin la tecnología que lo sostiene, pero lo que lo hace realmente importante es el hecho de que se le ve como a un objeto de valor, convirtiéndolo por tanto en intercambiable por bienes y servicios. Las personas que piensan que “la tecnología blockchain” es importante están cometiendo el mismo tipo de error que el cometen las personas que piensan que el oro posee un valor intrínseco.

Lo que es extraño para mí es el hecho de haber escuchado a muchas personas expresar ideas correctas sobre lo que es el dinero, para que más tarde me observen como a un loco al considerar seriamente lo que implica aquello que afirmaron ellos mismos. He oído a la gente decirme cosas como, “el dinero es sólo una alucinación compartida” o “el valor del dinero es lo que todos estamos de acuerdo que es”. ¡Sí! Es correcto, eso es exactamente lo que estoy diciendo. Y si el dinero es una alucinación compartida, entonces no puedes replicar el valor de Bitcoin al replicar su tecnología. Tendrías que replicar la alucinación, y eso es imposible. Tendrías dos cadenas de bloques, pero sólo una de ellas con una alucinación compartida, lo cual hace que una de ellas sea valiosa y la otra inútil.

Si eso te parece una afirmación extraña, piensa en la alternativa: significa que debería ser posible crear valor sin desarrollar esencialmente trabajo alguno. Cada nueva cadena de bloques que se haya producido, se ha construido sobre la premisa de que se puede crear una valiosa forma de inversión cuyos ingresos no son obtenidos del coste, fijo, de copiar Bitcoin con algunas alteraciones.

Aquí no hay nada mágico. Los comportamientos humanos tienen costes y beneficios reales. El dinero puede ser poco más que un montón de gente que atribuye valor a algo que carece de abundante uso directo. No importa si esto suena ridículo; si hay un comportamiento que corresponde a la creencia de que este beneficia a la gente, entonces seguirán comportándose de esa manera. Otras personas deberán de entender mejor lo que están haciendo, o de lo contrario se volverán relativamente más pobres.

 

El Dinero como un Comportamiento

Con el oro, el comportamiento que resulta más abrumadoramente popular, es el de guardarlo en un lugar oculto, y dejarlo ahí durante largos períodos de tiempo. Por lo tanto, con algunas pequeñas excepciones debido al uso del oro como joyería y como producto industrial, una explicación que daría sentido al precio actual del oro debe depender, sobre todo, de las razones de alguien por desear que algo que es bueno permanezca almacenado lejos de su propio alcance. Podemos estudiar el dinero, como un comportamiento, abstrayendo todos los usos del dinero que no sea el de almacenarlo. No importa lo tonto que suene, sabemos que debe ser bueno de alguna manera porque la gente realmente lo viene haciendo desde hace ya algún tiempo.

Cuando hablo de dinero como un comportamiento lo que esto significa es que todo el mundo tiene un número socialmente establecido, que está asociado objetivamente con ellos. Pueden mostrar a otras personas cuánto tienen, y todos estarán de acuerdo en cuanto a cuál es el número que lo acredita. La gente puede hacer cosas que restan de su número y para sumar al número de otra persona. También, la gente demanda tener números más altos. Esto significa que están dispuestos a renunciar a otras cosas con el fin de aumentar su número. Si conocemos los costos y beneficios de aumentar el número, entonces podemos entender el precio de estos números en el mercado.

Podría haber muchas razones por las cuales la gente se comportase de esta manera. Los números podían corresponder a cantidades de un bien físico, como el oro, o el wampum, que las personas intercambian físicamente entre sí. Podrían corresponder a números que son administrados y garantizados por una institución, como dólares u oro de World of Warcraft; o podrían ser números que se almacenan en una cadena de bloques, como en Bitcoin; o tal vez, entre todos nosotros, usando simplemente el sistema del honor, efectuando cada uno un seguimiento de nuestros propios saldos sin engañarnos los unos a los otros.

A menudo, los economistas definen el dinero de una manera que hace que este sea un bien único en una economía. Yo no defino el dinero de esta manera. Podría haber más de un bien que actuase como dinero. En cambio, mostraré el por qué a largo plazo auguro un solo dinero como dinero dominante.

 

El Riesgo del Dinero

El dinero a menudo se explica en términos del inconveniente de comerciar con un sistema de trueque 4. Mientras que el trueque podría ser un inconveniente, por sí solo no es suficiente para explicar la existencia del dinero. Sería ciertamente fantástico si todos pudiéramos acordar un bien determinado del que a través de su uso, resultase ser un bien que funcionase como dinero. Sin embargo, aunque físicamente sería posible, no hay garantía de que todo el mundo será lo suficientemente honesto como para hacerlo. Es posible imaginar una tribu de gente cuya particularidad es la de que son todos muy buenos economistas, y que todos entienden y gustan de la idea del dinero sin tener suficiente confianza los unos en los otros como para conseguir que funcione de verdad. La primera persona en aceptarlo de entre ellos, estaría tomando un riesgo añadido porque tendría que trabajar o vender su propiedad a cambio de algo que es bueno para no mucho más que la posibilidad de almacenarlo. Su riesgo sólo compensaría si todos los demás estuvieran dispuestos a seguir su ejemplo, pero ¿cómo garantizar que realmente lo harán?

Durante casi un año, esto es lo que pasó con Bitcoin. Aunque los Bitcoineros de entonces sospechaban que Bitcoin podría ser dinero algún día su precio, durante todo ese tiempo, fue cero. En consecuencia, era completamente inútil como forma de dinero. Durante mucho tiempo, aquellos Bitcoineros querían que el precio fuera mayor que cero, pero no podían conseguirlo tan solo por quererlo. Bitcoin no cambió fundamentalmente como pieza de software cuando desarrolló un precio inicial; lo único que cambió fue la disposición de la gente a intercambiar dólares por ello.

En general, siempre hay un coste individual para aceptar dinero, incluso cuando el uso del dinero está muy extendido. Si trabajo a cambio de dinero, ¿cómo sé que el dinero seguirá manteniendo su valor cuando he acabado de trabajar y me dispongo a hacer mis compras? Si trabajo para algo que puedo consumir directamente entonces, por lo menos, puedo conseguir una cierta utilidad de lo que obtengo. Pero si acepto algo cuyo uso principal es el de medio de intercambio, entonces estoy dependiendo de que, en un futuro, haya personas que estén dispuestas a aceptar ese dinero.

Esta es la razón por la que la gente no puede simplemente desear dinero para hacerlo existir, y por lo que la inconveniencia de un sistema de trueque no puede explicar, por si sola, la existencia de dinero. Existe también un riesgo. Para explicar por qué las personas usan el dinero, debe haber un beneficio individual coincidente con el coste individual; de lo contrario la gente nunca preferiría utilizar el dinero, sin importar lo socialmente beneficioso que este sea.

 

La Utilidad del Dinero

Al hacer uso del dinero existe un beneficio individual, y es muy simple. La persona que acepta el dinero llega a aplazar sus decisiones sobre qué comprar a un momento posterior. Alguien que no quiere usar el dinero debe tener una idea mejor de lo que va a hacer con los bienes que recibe en pago, que la persona que aceptará su dinero. Cuando uno tiene dinero, uno no está comprometido. Si yo fuese la primera persona que aceptase dinero en pago y mi apuesta en él resultase ganadora, entonces, en el futuro, tendré la opción de elegir lo que yo quiera a cambio. Es decir, no estaría sujeto a elegir basado en la información limitada que aporta el presente. Este beneficio explica por qué alguien querría conservar algo que es bueno como medio para el almacenamiento de valor. Si quiere mantener sus opciones abiertas, podrá, con este método, abrir su bóveda en el momento en que se presente la oportunidad adecuada.

Ahora he proporcionado una forma de contrapartida que, según sostengo, explica el valor del dinero. No he probado que no haya otros costes y beneficios asociados al uso del dinero, pero es porque yo no sé de otros. Si alguien puede mostrarme que hay otra razón para retener dinero, por favor, que me lo diga. Ahora voy a hablar de lo que implica este compromiso por el valor del dinero.

 

El valor del dinero

En este artículo, me refiero al valor en el sentido de la inversión. Así que el valor del dinero es el propósito para el que sirve en una cartera de inversiones, y lo mucho que se desearía obtener de él. Para el inversionista, el valor del dinero está determinado por la contrapartida existente entre el compromiso frente a la opcionalidad. Cuanto más variadas sean sus intenciones de invertir, más dinero le será necesario para hacerlo. Es decir, si lo que desea son más ingresos, deberá comprar más acciones, o más bonos.

La razón por la que alguien podría querer aplazar sus elecciones es porque hay períodos limitados de tiempo en los que las inversiones salen a la venta. Algo que resulta muy difícil en los negocios es la facilidad con la que se pueden cometer errores cuyas consecuencias no son evidentes, hasta mucho después de que estas sean inevitables. Cuando eso sucede, una empresa necesita dinero en efectivo para sobrevivir lo suficiente como para corregirse. Durante este tiempo, las buenas empresas se pueden comprar a un precio más bajo durante períodos de tiempo limitados. Esta es la razón por la que un inversor desea tener listo un saldo en efectivo para gastar. Nunca sabrás lo que viene, pero si tienes dinero, estás preparado para lo que sea. Sostener una acción es un compromiso para cualquier empresa en particular, mientras que el efectivo siempre mantiene sus opciones abiertas.

La razón de que el gasto en una inversión sea un compromiso, es la de que no siempre se puede vender una inversión fácilmente por dinero en efectivo. Podría salir a la venta, al igual que en el párrafo anterior, para que esta vez el inversor no pueda obtener la misma cantidad de dinero en efectivo que gastó en ella. Ante un percance significativo, el inversor podría no ser capaz de cumplir con sus compromisos y deberá vender a pérdida. Por otro lado, a un inversor capacitado para cumplir con sus compromisos no le importa tanto si hay una recesión, porque está preparado para atravesar cualquier tempestad, en cualquier momento.

Lo interesante de la contrapartida entre opcionalidad y compromiso es el hecho de que los cambios en el uso general del dinero, dentro de una economía, pueden cambiar la naturaleza de esa compensación para una persona individual. Cuanto más demanda de dinero hay, menos arriesgado resulta el hecho de ahorrar, o mantener dinero, para cualquier persona. Si fueras la primera persona en vender bienes o mano de obra a cambio de dinero, probablemente parecerías un loco, o alguien inmensamente estúpido, al apostar que otras personas querrían ese material en el futuro. Por otro lado, si muchas personas están usando ese mismo dinero, entonces simplemente dependen de que no haya un evento hiper-inflacionario en el futuro inmediato. En ese caso, podrías parecer insano o estúpido por preocuparte lo más mínimo de una posibilidad tan aparentemente remota*.

En resumen, el dinero se vuelve más útil cuantas más personas lo usen. Esto puede parecer una conclusión muy obvia debido a la cantidad de palabras que han ayudado a llegar a ella, pero en Bitcoin tiene algunas implicaciones extrañas que son difíciles de aceptar para muchos, porque el formato de su dinero actual es una presunción de que lo contrario es cierto. A medida que más personas comienzan a guardar dinero, la respuesta racional de todos los demás es tratar de guardar más cantidad de la que ya tienen. Todo el mundo, por lo tanto, tratará de aumentar su saldo de efectivo al mismo tiempo, y lo harán al vender mayores cantidades de otros bienes a cambio de él. En otras palabras: todos los precios tienden a bajar, y el dinero se vuelve más valioso. En un sentido efectivo, todo el mundo termina con más dinero, excepto que en este caso terminan con unidades más valiosas de dinero en lugar de sumas más altas de las mismas; Y además terminarán también con grandes fracciones, de su cartera de inversión, en dinero.

 

El efecto red

Esto sería lo contrario a la forma en la que funcionan la mayoría de las inversiones. Si el precio de una acción sube, entonces el valor disminuye porque el rendimiento de sus dividendos es menor en proporción a su precio. Si el precio sube demasiado, eventualmente, un inversor, querría vender a  un precio algo más barato. Por el contrario, 100 dólares en bitcoins hoy en día tiene un valor mucho más alto que el valor de 100 dólares en bitcoins hace varios años, a pesar de que el precio de bitcoin es mucho mayor. El valor es mayor porque el propietario dispone de más oportunidades para venderlos o intercambiarlos.

Una retroalimentación positiva entre precio y valor implica que el crecimiento, o el encogimiento del dinero, puede llegar a ser auto-sostenible. Uno podría llegar esta conclusión difícil de aceptar. Después de todo, el valor en un negocio se construye por el trabajo duro y la estrategia planificada, mientras que el dinero puede llegar a impulsar su propio valor de acuerdo conmigo. Invito a cualquiera a explicar el valor de Bitcoin de otra manera. Y decir “burbuja” no cuenta porque eso es prácticamente lo mismo: El dinero es básicamente una burbuja auto-sostenible. Todavía no sabemos si Bitcoin llegará a un estado de auto-sostenibilidad, e incluso si no lo hace la “tecnología blockchain”, la gente todavía estría equivocada porque, aun en ese caso, tampoco existirá más que una cadena de bloques que seguirá siendo la buena.

¿Cómo sería una burbuja auto-sostenible? Naturalmente, debe haber un límite al crecimiento del dinero. A medida que el valor del dinero aumenta, eventualmente los beneficios individuales de mantener más de él bajarán. Esto ocurre cuando la capitalización del mercado de divisas se convierte en una fracción cada vez mayor del total de la economía. Sólo existen un número de errores producidos por la economía, de los que alguien que posea dinero se puede aprovechar. La economía se satura con el dinero una vez que hay suficientes inversores con montones de él, con los que son capaces de cazar todos los errores que valen la pena. En ese punto, ya no es individualmente beneficioso mantener más dinero, incluso si el valor de este ha subido. Esto evita que el valor del dinero suba más de precio hasta el momento en que más personas, o empresas, se agreguen a su economía.

Este límite es independiente de la tecnología subyacente en cualquier forma de dinero. Si la gente fuera lo suficientemente honesta, podría funcionar simplemente con el ya mencionado sistema del honor. Por lo tanto, el valor del dinero es un fenómeno macroeconómico, incluso para una pequeña y peculiar moneda criptografía como Bitcoin. Esta es la razón por la que Bitcoin puede ser inútil un año y valioso el siguiente, sin un cambio fundamental en su software o protocolo, y por lo que puede variar su precio en diferencias enormes en períodos cortos de tiempo, por razones que parecen inescrutables. Es porque el valor del dinero es una alucinación compartida, y el precio es causa de la vivacidad de dicha alucinación.

 

Cómo se creó el valor de Bitcoin

Pasado un año del lanzamiento de Bitcoin, este carecía de precio alguno y era absolutamente inútil. Por lo tanto, el valor no se creó cuando el software se desarrolló originalmente; fue a causa de las inversiones realizadas, paso a paso,  lo que le dio valor más tarde. Desde que tuvo por primera vez un precio, Bitcoin ha experimentado períodos rápidos de aumento del mismo. Puede haber eventos que se ponen en marcha, sin ninguna razón aparente, con los que el precio de Bitcoin se mueve rápidamente hacia arriba o hacia abajo. Un pequeño aumento de precio se interpreta como un aumento en la demanda. Un aumento en la demanda significaría que Bitcoin es cada vez más útil y por lo tanto más valioso. Esto provoca que más personas lo compren y causen otro nuevo aumento del precio. Estas manías hacen que la gente se pregunte si Bitcoin es en verdad algo real. Hacen que la gente que antes pensaba que Bitcoin era un invento estúpido cambie su forma de pensar, determinando que tal vez pudiesen comprar un poco sólo en caso de que llegase ser algo grande. En otras palabras, están empezando a pensar que Bitcoin es bueno para la única cosa que el dinero es realmente bueno: para mantenerlo guardado por si acaso.

Arriba escribí sobre la idea hipotética de una tribu de economistas que tenían la intención de  desarrollar una economía monetaria, pero no podían hacerlo porque cada uno sentía que la inversión era demasiado arriesgada. Aquí expongo la forma en la que podrían resolver ese problema: Podrían tomar turnos para invertir en pequeñas cantidades una y otra vez. De esta forma ninguno de ellos correría un riesgo diferente al de los demás. Su economía no sería monetizada después de la primera ronda, pero podían determinar quién de entre ellos estaría dispuesto a asumir ese pequeño riesgo. Si todos se mostrasen dispuestos a invertir un poco, muchos de ellos estarían dispuestos a arriesgarse a una segunda ronda. Si el juego termina desarrollándose hasta el final, nuestros economistas empezarían a pensar en lo ricos que serían si consiguieran más dinero que el resto. Pronto, el juego dejaría de ser ordenado ya que todos tratarán de vender la mayor cantidad de bienes posibles para comprar el nuevo dinero, mientras que este siga siendo barato.

Bitcoin no surgió de un sistema de trueque. El dólar y las otras monedas manejadas por el Estado venían ya asumiendo el valor de todas las transacciones comerciales. Sin embargo, el cálculo de los inversores iniciales en Bitcoin fue muy similar al que enfrentaron a nuestra tribu de economistas. En un principio estaba claro, para muchos, que Bitcoin sería genial si realmente hubieras podido comprar cosas con él. Sin embargo, con él no se podía comprar nada, mientras que sus perspectivas de inversión dependían de la presunción de que, de alguna manera, un día, se exigiría a cambio de bienes y/o servicios. ¿Cómo se podría estimar el riesgo de tal posibilidad? El hecho de que existan otras monedas no cambia el problema. Desde la perspectiva de un inversor de Bitcoin, Bitcoin podría haber existido en un sistema de trueque en el cual los dólares, el yuán, el euro, la libra y el yen fuesen intercambiados por té, seda, sal y pedernal. La única diferencia es que las monedas nacionales son mejores competidores que el té o la sal, por lo que el riesgo es mayor que en el supuesto de que Bitcoin hubiese nacido en un sistema de trueque verdadero.

 

La competencia entre monedas.

No estoy en contra de la competencia entre monedas, en el sentido de que la gente debiera ser físicamente impedida para crearlas. Estoy en contra de las monedas competidoras en el sentido de que creo que la competencia monetaria es inherentemente monopolista, y que es extremadamente deshonesto o estúpido promover una nueva moneda como inversión sin tener en cuenta esta realidad. Por lo tanto, estoy en contra de la competencia entre monedas en el sentido de que alguien que cree una nueva moneda, habría de presentar un caso en el que su idea demostrase ser capaz de reemplazar el sistema actual; de lo contrario, su promotor, debería ser tratado como un estafador.

El hecho de que el dinero tenga una retroalimentación positiva entre la demanda y el valor, implica que normalmente no puede haber un equilibrio estable entre dos dineros. Cualquier desequilibrio inicial entre ellos tendería a expandirse. Si una moneda fuese ligeramente preferida a otra, la gente reaccionaría exigiendo más cantidad de la que es la ligeramente preferida. Y esto conllevará a que la preferida sea aún más preferible que antes. Cualquier combinación de dineros distintos interactuará de esta forma, quedando así uno sólo de entre todos los tipos posibles para dominar al resto.

Muchas personas se engañan al entrar en el mundo Bitcoin por primera vez, porque piensan que la diversificación es importante. El problema con la diversificación es que es posible crear una cantidad infinita de mierda sin coste alguno, y si se diversifica de esta forma, se pierde todo. La diversificación sólo tiene sentido entre las inversiones que no son mierda. Si estuviéramos delante de un montón de acciones que están ya pagando dividendos, entonces la diversificación tendría sentido. Sin embargo, nos encontramos ante un número infinito de monedas clasificables como de timo potencial. Durante finales de 2013 y principios de 2014, se estaban produciendo y vendiendo nuevas monedas cada día. Pueden producirse a este ritmo hasta que a todo el que piense que la diversificación es una buena idea, se le rompa el sueño. Ahora que todas las personas más estúpidas se han ido a la quiebra, el foco se ha desplazado al mantra de usar “tecnología blockchain”, para explotar a inversores de riesgo ignorantes.

Siempre hay un cierto riesgo en la aceptación de dinero como forma de pago, incluso siendo algo muy bien establecido como lo es el dólar. Si todo el mundo se conforma con en el mismo tipo de dinero, quiere decir que se habrán coordinado para reducir ese riesgo tanto como fuese posible. Si esperas que la gente use dos monedas, has de tener alguna razón que demuestre que ambas compensarían el riesgo en distintas formas. Nunca he visto un altcoiner, o entusiasta de la “tecnología blockchain”, cerca de abordar este problema. Claramente, si dos monedas son prácticamente idénticas, como Bitcoin y Litecoin, entonces la moneda que sea más grande tiene la ventaja. Recientemente, el precio de Litecoin se ha desacoplado algo de Bitcoin, así que tal vez la gente finalmente ha descubierto este efecto. Una vez que Litecoin pierda su alucinación compartida, no habrá suficiente cantidad de mantra publicitario que lo consiga traer de vuelta.

Pero ¿qué pasa cuando se trata de algo más elaborado? Vamos a fingir por un momento que Ethereum realmente funcionó, y que en realidad era algo que competía con Bitcoin en algún nivel. ¿Sus contratos inteligentes le proporcionan una ventaja seria sobre Bitcoin? No llego a ver cómo el sistema de contratos inteligentes de Ethereum tendería a proporcionar oportunidades, que sean superiores a las oportunidades proporcionadas por Bitcoin, para aquellos quienes acumulen étheres. No importa lo bien que suene eso de los “contratos inteligentes”, en el fondo solo hace que Ethereum sea únicamente otro appcoin, y al igual que con otros appcoins, la gente reducirá el riesgo de retenerlos no acumulándolos, o reteniéndolos por el menor tiempo posible. Esto conducirá el precio hacia abajo hasta que lleguen a ser inútiles en el comercio.

Por cierto, yo preferiría ser tomado por un  “minimalista de Bitcoin”, en lugar de por un “maximalista de Bitcoin”, porque las otras cadenas de bloques me parecen inútiles, y son fácilmente eliminables.

LTC-ArtículoDKrawisz

Histórico del precio de Litecoin (a través de CoinMarketCap)

 

Bitcoin vs dólar

Por otro lado, las mejoras que presenta Bicoin frente al dólar (y a otras monedas fiduciarias) son las que realmente cuentan. El dólar no es muy bueno para almacenarlo “por si acaso”. Al hacerlo durante largos períodos, este pierde valor debido a la inflación. No se puede llevar dinero en efectivo en grandes cantidades ya que la misma policía te lo confiscaría, y si lo dejamos en un banco, podrían congelarnos la cuneta y drenar nuestro dinero si se demuestra que es usado para propósitos considerados inaceptables. Nadie puede poseer dólares de la manera que se pueden poseer bitcoins. No es que Bitcoin no sea un riesgo, sino más bien que siempre se puede esperar tener la misma fracción del total en un futuro, si los protegemos adecuadamente.

Las monedas nacionales se ven afectadas por fuerzas que están fuera de nuestro conocimiento y/o control. Son administradas por comités que sirven a los gobiernos que las emiten. Las personas que forman estos comités hablan en una jerga que no sólo es incomprensible para la mayoría de la gente, sino insoportablemente aburrida incluso para aquellos que la entienden. Todo el mundo se ve afectado por estos comités, pero la mayoría de la gente no se molestará en aprender la forma de entender sus decisiones. Ellos manejan la moneda por el interés nacional, que no siempre resulta ser lo mismo que nuestro propio interés, ni el de la mayoría de los ciudadanos. Pueden cambiar las reglas sobre cómo se ha de gastar, puedes usarlas o aumentar la oferta del gobierno 5. Normalmente no es posible predecir lo que van a hacer, al menos durante largos períodos de tiempo.

Esto no es posible bajo las reglas actuales de Bitcoin, y sería difícil cambiarlas de una manera que eventualmente pudiese permitir algo similar. Aunque muchos nuevos bitcoins serán creados en el futuro, el horario de lanzamiento es conocido públicamente y, por lo tanto, ya está incluido en los precios actuales de Bitcoins. Por lo tanto, Bitcoin no perderá valor como resultado de la inflación. Puede perder valor como resultado de una pérdida de  popularidad, y este riesgo es el único mayor que aquellos que presenta el dólar (por el momento).

Por lo tanto, desde el punto de vista de la inversión, existe una diferencia cualitativa genuina entre Bitcoin y el dólar. No significa necesariamente que Bitcoin vaya a derrotar al dólar. Simplemente significa que Bitcoin tiene una ventaja competitiva relevante. Todavía hay inconvenientes significativos para Bitcoin; Es lento para confirmar y difícil de mantener el anonimato al ser transferido. Sin embargo, Bitcoin ha luchado bien contra el dólar hasta ahora, y hay un sector del comercio del mundo real que continúa desarrollándose confiando en él. Además, cada vez que crece bitcoin, sus riesgos disminuyen en relación con el dólar.

 

Pensamientos Finales

Por lo tanto, la razón  de que los aspectos monetarios de Bitcoin resulten particularmente interesantes, es por la posibilidad de que Bitcoin podría convertirse en el bien preferido como almacén de valor. Si lo hiciera, entonces su valor crecería hasta que fuera una parte significativa de la economía mundial. Eso sería un cambio significativo para el mundo y para los primeros usuarios de Bitcoin. Llámame loco, pero creo que esa posibilidad tiene más presagio que la posibilidad de aplicaciones de cadenas de bloques fuera de Bitcoin, y también es mucho más probable.

El protocolo Bitcoin es como un gran trabajo de ingeniería. Sus piezas están todas adaptadas a su función. No es la tecnología, sino lo que la tecnología permite, lo cual es mucho más interesante. La cadena de bloques es como un concepto, no tenía ninguna razón para escapar de los círculos esotéricos de los desarrolladores e ingenieros. Sin embargo, cuando la gente miraba a Bitcoin, los únicos términos por los que sabían entenderlo eran cercanos a los que usamos al aprender sobre una nueva tecnología. Pero Bitcoin se parece más a una nueva tradición que a una nueva tecnología. Es como si una pequeña parte de la multitud en un estadio lleno comenzase a hacer la ola, dando la oportunidad de apostar si la ola acabará por llenar todo el estadio, o no.

Si alguien te nombra alguna vez la frase “tecnología blockchain”, sabrás que ha llegado el momento de desaparecer de ahí 6. Sólo están tratando de venderte su nuevo micromecenazgo basado en una aplicación timo sobre tecnología sostenida en una cadena de bloques descentralizada para aplicar al internet de las cosas. En ese momento sabrás que te están mintiendo, porque todo el que actúa como ellos es un mentiroso y alguien que no lo sea haría cualquier otra cosa para distinguirse de ellos. Alguien que sepa de lo que está hablando sabe que no basta con encadenar juntas un montón de palabras chupis, con el fin de generar una idea que tenga sentido. Desafortunadamente, si la falta de pensamiento crítico básico es generalizada, y si todo el mundo se invierte en la estupidez de todos los demás, querrá decir nadie tiene interés en saber, al menos no antes de que hayan encontrado un momento favorable para salir de su posición inversora. Esto probablemente nunca sucederá, porque a pesar de que pueden pensar que se aprovechan de la estupidez de otras personas, lo más probable es que terminen por convertirse en presas.

  1. Por otro lado, sólo porque alguien sea tonto no significa que no sea un estafador. Basado en mi experiencia en Bitcoin, creo que muchos estafadores tienen el instinto de permanecer tan estúpidos como les sea posible sobre el hecho de cómo consiguieron dinero, y así seguirse creyendo que son brillantes empresarios.
  2. haz una cosa y hazla bien
  3. La teoría que estoy presentando en este artículo es la teoría de la Escuela Austriaca de Economía sobre el dinero. Para obtener más información sobre esta teoría, consulta cualquier libro austriaco estándar, como “Hombre, Economía y Estado” de M. Rothbard o “La Acción Humana” de Mises.
  4. Cuando los economistas austriacos nombran el sistema de trueque significan una economía en la que no se utiliza ningún bien de tipo monetario, a pesar de que el término tiene connotaciones mucho más específicas para muchas personas.
  5. En los EE.UU., es realmente el Congreso y el Poder Ejecutivo los que pueden cambiar las reglas, y la Reserva Federal la que cambia la oferta. Esta distinción realmente no importa a los efectos de este artículo, pero algunas personas piensan que es importante porque la reserva federal se designa como una institución privada, mientras que el congreso está compuesto por representantes electos.
  6. Esto incluye a Hillary Clinton.

* N.T. Este párrafo denota el sarcasmo de Daniel Krawisz: La inflación es un efecto proporcionado por la moneda FIAT, o monedas gubernamentales. Todas las economías basadas en este sistema sufren de periodos inflacionarios provocados por exceso de impresión del dinero existente; se supone que los gobiernos lo hacen para controlar el equilibrio económico. Lo cierto es que ninguno lo ha conseguido desde que se creó este tipo de moneda, llegando a llevar a la ruina a países como Argentina, Venezuela, Zimbabwe y muchos otros.

Anuncios

El latín, el inglés y el código.

Durante el principio del primer milenio muchos padres dirían a sus hijos algo parecido a: “Si aprendes latín aumentarás tus posibilidades y te sentirás más seguro”.  A los de mi generación nos lo dijeron, pero en lugar del latín, con el inglés.

Aprender idiomas es mucho más fácil si existe una apertura general que lo posibilite en las sociedades que no lo hablan de nacimiento. Muchos de los extranjeros europeos que he conocido de joven en Irlanda e Inglaterra no estaban allí aprendiendo inglés, sino estudiando su carrera en inglés debido a que venían aprendidos de origen como para poder hacerlo.

Las lenguas evolucionan y mueren como si fuesen organismos vivientes de especies distintas, que llegan a extinguirse en el tiempo; las que les suceden heredan los rasgos de algunas de las anteriores. En ingles, por ejemplo, muchas de las palabras de más de dos sílabas proceden del griego y el Latín (contiguous, luminous, absurdity, symmetry, sovereign, etc…)

Es muy probable que el inglés seguirá siendo el idioma comodín de la humanidad durante mucho tiempo. Pero ni el inglés, ni el español, ni el chino, son los lenguajes más usados en la actualidad, aunque los agrupásemos todos como si fuesen uno solo.

Medido por líneas de texto asimiladas por minuto, el lenguaje más utilizado es el código.

Cuando todavía se hablaba latín, a Julio Cesar le consumía la idea de encontrar un medio por el que dos personas separadas por la distancia, pudiesen comunicarse como si lo hiciesen en una habitación a solas. La escritura es un avance del lenguaje pero ni el latín en un papel, ni el más fiel de los mensajeros, podían garantizar al cesar la privacidad de los mensajes que enviaba a tierras lejanas, o a la vuelta de la esquina.

Al mismo Julio Cesar se le atribuye, con reservas, el primer uso de la criptografía en la historia mediante un ingenio de la época, que se conoce como “El Código del Cesar”.  Se trata de un disco con las leras del alfabeto grabadas alrededor del borde, y otro más pequeño también grabado con las mismas letras y en el mismo orden. Este último se apoya de plano en el primero, y están unidos mediante un eje concéntrico que hace girar el disco superior sobre el inferior. Solía usarse además cómo adorno al ser manufacturado en forma de anillo, o colgante.

12-23-2015 Post11Pict -

Reproducción del Código del Cesar

Al escribir un mensaje privado, el cesar alineaba las letras del disco superior de su anillo para que coincidiesen con las de la esfera inferior (la A con la A). Si quería escribir la palabra REFUERZOS, giraba la esfera tres veces a la derecha y escribía las letras del disco superior, que coincidían en situación con las letras del disco inferior, y las de la palabra original. En el mensaje, REFUERZOS quedaría escrito como UHIXHUCRV. Solo el césar y el destinatario que conociese el truco podrían descifrar textos completos fácilmente, ayudados de un artilugio igual.

Por ingenuo que nos pueda parecer hoy en día, han sido muchas las batallas que se han ganado con ayuda de este método. Y es curioso que se haya seguido usando hasta bien entrado el siglo XX añadiendo variaciones tan simples, como la de aumentar el número de posiciones que se ha de girar el disco para encriptar el mensaje, y otras por el estilo.

La criptografía consiguió sus primeros avances destacables con la máquina Enigma; un sistema de codificación de mensajes usado por los alemanes en la segunda guerra mundial, que dependía de un mecanismo que los transformaba en ambas direcciones. Hacía falta otra igual para descodificarlos y en este simple hecho se basó Alan Turing para hakearla, y conseguir mediante su logro que las fuerzas aliadas descubriesen los planes de los alemanes, tomando ventaja para concluir con el final de la guerra.

Alan Turing fue probablemente la persona más odiada por Hitler hasta el día que acabó su vida junto a Eva Brown en un bunker de Berlín. Turing tampoco terminó muy bien sus días al ser criminalizado por la justicia de su país debido a su condición homosexual. Terminó también aislado, pero por la sociedad, muriendo envenenado a los 42 años. El gobierno británico le ha perdido perdón públicamente sesenta y siete años más tarde, en el año 2009.

Alan y el equipo con quienes descodificó Enigma son personas a quienes debemos estar agradecidos, no solo por el hecho de que su esfuerzo sea parte de la razón por la que en Europa no haya predominado el fascismo durante el siglo pasado. Además, gracias a su ingenio, podemos disfrutar hoy de los ordenadores pues la base de lo que son hoy es lo que inventaron para ganar la guerra.

La lógica empleada en el invento de Turing es la misma que hace funcionar a las máquinas de mayor sofisticación que usamos ahora. Una parte muy importante que los hace hoy polivalentes a los ordenadores es la programación, también llamada “El código, o Software”: un lenguaje escrito por humanos. que leen los ordenadores a velocidades astronómicas, una y otra vez, para saber lo que tienen que hacer.

El código tiene reminiscencias del inglés, por varias razones, pero lo que importa ahora es el efecto de su uso.

El hecho es que escribiendo algo similar a las líneas de código de más abajo, en el sitio adecuado, cualquiera puede enviar instantáneamente la cantidad de dinero que desee,  a cualquier parte del mundo, sin depender de terceras partes, y sin que haya nadie pueda impedirlo o retrasarlo.

“Input:
Previous tx: f5d8ee39a430901c91a5917b9f2dc19d6d1a0e9cea205b009ca73dd04470b9a6
Index: 0
scriptSig: 304502206e21798a42fae0e854281abd38bacd1aeed3ee3738d9e1446618c4571d10
90db022100e2ac980643b0b82c0e88ffdfec6b64e3e6ba35e7ba5fdd7d5d6cc8d25c6b241501
Output:
Value: 50.00000000
scriptPubKey: OP_DUP OP_HASH160 404371705fa9bd789a2fcd52d2c580b65d35549d
OP_EQUALVERIFY OP_CHECKSIG”

Solo tiene que conocer el uso del lenguaje empleado, tener a mano un ordenador conectado a Internet y acceder al protocolo Bitcoin, al que accede instantáneamente cualquiera que tenga lo anterior.

En el ejemplo alguien le envía 50 a otra persona. Yo sé poco más que eso y no me atrevería a enviar bitcoins si no es a través de un monedero, de la misma forma que para enviar mensajes tampoco programo mi propio canal de comunicación y uso WhatsApp, o cualquier otro app que me lo facilite.

Pero hay mucha gente que si sabe y la gran mayoría de quienes realmente lo dominan son muy jóvenes. Jugando con la informática algunos han llegado a ser personas muy respetadas hoy en día no solo en ese campo, sino también en el de las finanzas, la agricultura, la energía, la comunicación, el transporte y muchísimos otros, que sin el lenguaje de la programación no podrían evolucionar. Tampoco podría hacerlo la civilización actual sin sufrir una recesión que poco menos nos llevaría de vuelta a alumbrarnos con lámparas de aceite, como hacíamos cuando hablábamos latín.

La aparición del software libre y la creación del sistema operativo Linux en 1991, de mano del sueco y por entonces post adolecente Linus Torvalds, supuso un avance sin el que hoy Internet no sería como es.

En su libro titulado “Just for fun”, se puede entender cómo las 18 millones de líneas de código que escribió, han llegado a ponerse a la altura de los sistemas operativos más usados del mundo. El código de los sistemas a los que Linux hizo la competencia, habían sido ya perfeccionados por miles de ingenieros agrupados en distintos departamentos de sus correspondientes empresas.

La apertura de Internet ha provocado que mucha gente joven esté aprendiendo a programar casi sin salir de casa. El código abierto y la liberación que Bitcoin ha traído a la economía, están facilitando que puedan financiarse y agruparse en la web para escribir más código.

Se juntan desde todas partes en plataformas como GithHub, que les ofrece gratuitamente la posibilidad de usar herramientas con las que están creando proyectos, que superan a los de cualquier multinacional.

La descentralización de sistemas no ha sido posible hasta que llegó Bitcoin y hoy se programan soluciones con las que se pueden poner en marcha experimentos, sobre algunas teorías que no se han podido probar aún científicamente. Se debe al hecho de que hasta Bitcoin los sistemas dependían de la centralización como garantía de su funcionamiento, y la centralización  de sistemas no es por sí misma garantía de que éstos tengan que funcionar.

Un ejemplo lo tenemos en el caso de la teoría de James Surowiecki denominada “La sabiduría de las masas”, en la que se asocia la psicología con patrones económicos, afirmando que la segregación de la información en los grupos humanos es más efectiva en la toma de decisiones. Es decir, que las decisiones tomadas por una sola persona, perteneciente a un grupo determinado, no resultan tan beneficiosa.

En uno de los campos prácticos donde esta teoría toma forma es en el llamado “Mercado de la Predicción”. Asocia los precios de mercado en un momento determinado, como el único resultado posible de predicciones acertadas. Si nos fijamos, el precio de cualquier cosa en un mercado libre es el que la gente está dispuesta a pagar por ella, aunque no hayamos hablado entre todos para ponerle ese precio.

Augur es una plataforma creada por un grupo de entusiastas que pretenden dar solución a la falta de efectividad que las encuestas, y otros medios, han demostrado como utilidad fiable para hacer uso de este fenómeno.

Parte del problema era encontrar un sistema con el que garantizar la seguridad de los datos recolectados, la globalidad en cuanto a la posibilidad de acceso a la participación, y que a su vez fuese capaz de filtrar las respuestas contaminantes.

Haciendo uso de Bitcoin, el equipo de Agur consiguió más de cinco millones de dólares que han utilizado para poner en marcha una plataforma que hace uso de la cadena de bloques, y de una moneda criptográfica denominada “rep”. La intención es la de dar solución a las insuficiencias de los sistemas de consultas masivas convencionales.

La versión definitiva de Augur la vamos a ver este mes de diciembre, estando ya la versión de pruebas en funcionamiento desde el pasado mes de octubre. Los que participaron de la colecta con sus bitcoins para poner en marcha Augur, se están viendo beneficiados de que ya hay gente dispuesta a pagar por los rep más de tres veces su valor inicial.

La raza humana es la mejor asociando ideas y los ordenadores son excelentes cumplidores de órdenes. Bitcoin es una tecnología que, mediante el uso de la programación, pone en práctica la posibilidad de diseñar sistemas en los que la confianza viene incluida por defecto. Demuestra, como demostró Internet y los ordenadores, que el código forma parte de la cadena evolutiva del lenguaje.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

Hacerle sombra al Oráculo.

Grandes firmas proveedoras de servicios tecnológicos y consultoras internacionales han comenzado a dar servicio a empresas y profesionales, interesados en las ventajas del uso de la cadena de bloques adaptada a sus procesos administrativos y de producción.

Son marcas como Microsoft que a través de la tecnología de Ethereum, está creando una plataforma con la que clientes y programadores del entorno Microsoft, dispongan de un acceso fácil a la capacidad programática de la cadena de bloques.

También se ha dado a conocer recientemente la aparición de Rubix; un proyecto creado por la firma Deloite de la mano de ConsenSys, quienes prestan servicio a empresas interesadas en explotar las bases de datos descentralizadas y distribuidas en beneficio de sus clientes.

Los ciudadanos de a pie nos vamos a ver beneficiados en que se abaratarán muchos de los servicios que usamos, en que podremos verificar la procedencia de los productos y sus procesos de producción, o en que podremos exigir el uso de estas tecnologías para garantizar la transparencia en el gasto público o la financiación de los partidos políticos, y muchísimas más cosas.

Garantizar la veracidad de cualquier proceso y su resultado ya no tiene casi coste alguno, por lo que estamos en camino de ver que este tipo de métodos se usen de forma generalizada.

Nosotros no nos daremos ni cuenta de que los servicios o herramientas que utilicemos harán uso de la cadena de bloques. Será parecido a lo que nos pasa hoy con Oracle, la empresa del visionario Larry Ellison, quién con el desarrollo de las bases de datos relacionales hizo que su idea sea algo que usamos todos varias veces al día, sin enterarnos, y sin saber siquiera qué es Oracle, o las bases de datos relacionales.

12-14-2015 Post09Pict -

Embarcación Oracle – America’s Cup 2013 (vídeo)

La cadena de bloques es una base de datos como todas las conocidas hasta ahora. Su función es la de conservar y modificar archivos, facilitando la búsqueda de los elementos archivados además de su organización y su presentación.

Lo que aporta la cadena de bloques es que para garantizar la veracidad de los datos que almacena carece de la necesidad de ser custodiada. Lo consigue mediante un activo, inherente a la cadena, que es indispensable para hacerla funcionar.

Hemos visto antes que esta innovación está creando nuevas industrias que representarán una parte significativa de los beneficios de un mercado en el futuro. Algo parecido a lo que es Oracle hoy en día, y que está haciendo que inversores de todo el mundo estén agitados buscando al próximo Google que nacerá de las tierras fértiles de “Bitcoinlandia”.

Reflexiones de analistas como Daniel Krawisz, desmenuzan la lógica que se debería emplear para pensar como inversor al acercarse a las fronteras de este nuevo mundo.

Daniel, parte de la base de que en el universo de las inversiones solo existe una cosa apreciada por todos que:

  • No ofrece dividendos o intereses (por lo que no se puede comparar a las acciones o los bonos).
  • No se puede digerir o consumir (por lo que no puede ser considerado una materia prima).
  • No es inherentemente escaso, cómo lo podrían ser los metales y las piedras preciosas (por lo que no sirven como adorno, ni como objeto de ostentación).
  • Y tiene mayor liquidez.

Se llama dinero en metálico y Daniel también tiene razón en afirmar que todos invertimos en él  (vimos en un artículo anterior que se está convirtiendo en un bien en proceso de extinción).

Por otro lado, explora la idea de que en toda inversión se pueden adoptar dos únicas posiciones fundamentales:

  • La de conservar las opciones abiertas (esperar a que se produzca la opción de invertir).
  • O la de permanecer invertido (conservar la inversión para transformarla en el momento adecuado, explotándola entre tanto si eso es posible).

Esto último lo compara con las especies que se quedan quietas esperando a que pase su presa, contra las que las buscan y persiguen desde un primer instante para darles caza. En lugar de una presa con alas o cuatro patas el fin último del inversor es el dinero en metálico.

Bitcoin nació con el propósito de ser un sistema monetario capacitado para cumplir las funciones del dinero en metálico. Que llegue a ser como el cash, o no,  depende de que la gente le llegue a dar ese uso. Pero aunque su uso más común termine siendo el de archivar historiales de pacientes en hospitales, mientras se use para algo, querrá decir que también entonces funcionaría como el dinero en metálico.

Por otro lado, Bitcoin es la cadena de bloques cuyo activo que le hace funcionar es el más cotizado (los bitcoins). Se debe a que aunque su función es la de enviar transferencias, también es una base robusta para generar nuevas cadenas de bloques. El valor de los bitcoins, por lo tanto, no puede hacer otra cosa que aumentar a medida que aumente el valor de los servicios que se generen a través de su tecnología.

En sus reflexiones Daniel termina afirmando algo parecido a que “Permanecer con las opciones abiertas es siempre la mejor posición. Debido a que el dinero en metálico es la forma última de mantener las opciones abiertas, la mejor opción para el inversor en estos momentos es comprar bitcoins”.

Teniendo en cuenta que los bitcoins siempre se podrán usar como dinero en metálico, y que invertir en una de las muchas infraestructuras que se están creando mediante el uso de su tecnología, supone tener que acertar cual será la mejor de entre el sinfín de opciones emergentes, es lógico concluir con Daniel en que los bitcoins son la mejor opción del inversor que contempla la gestión del riesgo.

El inversor en bitcoins permanece invertido mientras conserva todas las opciones abiertas, y cualquiera de las industrias que se creen mediante el uso de su tecnología hará aumentar su valor. Entre tanto mantiene abiertas las opciones de invertir con ellos en compañías emergentes en el momento adecuado si así lo desea. Esta es una situación que el dinero FIAT no puede conseguir, y probablemente sea la primera vez en la historia que se produce algo similar.

Los antiguos griegos pensaron que habría un lugar donde al hacer cualquier pregunta obtendríamos la respuesta verdadera. A este sito ideal lo denominaron Oráculo y lo explotaron recreándolo en templos como el que implantaron en Delfos, donde los mortales se acercaban para que una misteriosa voz diera respuesta a sus dudas y a sus consultas.

Larry Hellison mantiene la genialidad de haber sido la persona que ha desarrollado métodos de consulta tan eficientes como las bases de datos relacionales. El futuro solo se puede pretenderse adivinar mediante el conocimiento del pasado, y las bases de datos han demostrado ser un almacén de pasados muy eficiente y un método ideal para consultarlos.

Hasta ahora el problema era cómo evitar tener que gastar más recursos en protegerlas sin que el pasado que almacenan pueda ser adulterado, e incluso que se pueda llegar a borrar. Por muchos recursos que se hayan empleado esto nunca se ha logrado garantizar hasta que Bitcoin lo consigue, añadiendo un activo a su funcionamiento que a su vez puede ser usado como medio de inversión.

Comprender Bitcoin es como ver un nuevo velo protector que se tiende sobre ese sitio imaginario que todos frecuentamos por motivos distintos: El Oráculo.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

Sacrificar recursos a cambio de seguridad.

Una de las mejores definiciones del concepto economía que he leído últimamente dice: “Es el uso de los recursos disponibles para la obtención del mejor resultado”.

De entre todas las cosas que hacemos, hay muchas en las que la mayoría coincide en cual es la mejor forma de hacerlas, cómo por ejemplo: ir en línea recta cuando nos movemos de A a B, beber de un vaso y no agacharse en la fuente, o trabajar a cambio de dinero. En todas ellas, por insignificantes que parezcan algunas, buscamos un resultado óptimo cuidando el consumo de nuestra propia energía, corporal o mental.

Acumular recursos es economizar. Leí hace poco, no sé dónde, una analogía a esta frase basada en un hombre prehistórico:

Debido a que la caza le suponía un gasto tremendo de energía descubre que, una vez recuperado del cansancio de la cacería anterior, podía dedicarse a afilar y preparar sus armas. Con ello consigue gastar mucha menos energía, pues tener que afilar las herramientas durante la caza ahuyenta a las presas y hay que perseguirlas más lejos.

Hasta a aquí la analogía al ahorro en forma de historia que no recuerdo hasta donde pretendía llegar. Pero, para el propósito de mi artículo tengo un hombre prehistórico que si se distrae, o se queda dormido, puede encontrarse con que sus herramientas han desaparecido o han sido saboteadas, después de todo el trabajo que le llevó hacer economía.

Son muy pocos los sitios donde se dependa de la caza para subsistir, y lo que consumimos la mayoría lo hacemos a cambio de dinero. Es todo un avance. Cómo objeto físico, si se tiene la posibilidad de usar un banco, y si se confía en él, podemos dormir tranquilos. Cosa que, como vimos en orto de los artículos de este blog, no pueden hacer las tres cuartas partes de la población mundial que tienen que dormir con un ojo abierto y otro cerrado, mientras lo aprietan en el puño por si les cierran los dos.

El hecho de que no tengan bancos es porque en sus países el sistema monetario ha fallado. De hecho, son decenas las monedas FIAT que se han ido a pique, y hay opiniones que no auguran un futuro muy distinto a las que quedan en pie.

En este artículo, donde se pueden ver fotos de algunos de esos billetes inservibles, su autor recuerda al reconocido experto en hiperinflación, Peter Bernholz,  quién afirma que: “La hiperinflación la causa el déficit en los presupuestos de los gobiernos”

El siguiente gráfico representa el histórico de la media entre la deuda pública y el PIB en EEU. Podemos ver que ésta hoy se acerca a los niveles que marcó después del gasto ocasionado por la 2ª guerra mundial.

08-12-2015 Post07 - EEUU

¿Y la europea?:

08-12-2015 Post07 - Europa

Esto es importante porque la relación entre estos datos y el poder adquisitivo de nuestro dinero es un matrimonio, concebido bajo la fe de las políticas monetarias.

Marco en amarillo el momento en el que la línea de ambos cuadros comienza a dibujar un ángulo similar, haciendo que la deriva se dirija hacia el territorio “mal rollo”. En internet podemos buscar qué decisiones en política monetaria se tomaron entonces y compararlas con las que se toman ahora, para estimar el sentido en el que viajará la línea durante los próximos años.

Nadie es capaz de predecir el futuro, pero si has hecho el ejercicio anterior, no será extraño que te queden dudas de que la cosa pueda remediarse pronto.

Bitcoin no es perfecto, nada lo es. Pero siempre ha habido una comunidad científica detrás que lo ayudó a crecer y cuidan el software original, para que su funcionamiento continúe sirviendo para lo que se ideo: Efectuar transacciones. Se les conoce como “Bitcoin developers” y son personas dispersadas por el mundo que escudriñan el día a día de la red, desarrollan modelos para prevenir fallos y cosas por el estilo.

Hay otros tecnólogos que aseguran que, aunque Bitcoin es una genialidad, la versión que ellos pueden crear es mejor que la del inventor. La mayoría de las veces resultan ser una copia del software de Satoshi con algunas variaciones como, por ejemplo, que el consenso se produzca cada 3 minutos en lugar de cada 10, o que en lugar de 21 millones se terminen creando 100 unidades, y muchas otras.

Este efecto ha creado un mercado de criptomonedas que hoy acoge a 667 distintas, y subiendo.

Son muy pocas las que hoy llegan a valer un dólar cada una, cuando el bitcoin está a 422,35. Si sumamos el valor al cambio de todas ellas, serían 31,52 dólares lo que nos costaría tener una de cada una. (He quitado las que por su baja capitalización de mercado, por su precio tan elevado, y por la cantidad en circulación, no tienen un precio de mercado creíble: “42 Coin”, “Xaurum”, “LimitedCoin”, “Sync” y “Forevercoin”. Hay más que se podrían quitar).

El propósito de la suma es comprender que, de momento, si alguna va a tener que llegar a representar una alternativa a otra forma distinta de asegurarnos el sueño, la respuesta parece ser que es Bitcoin.

Los recursos que al usuario le supondría la seguridad de sus ahorros, a través de las monedas criptográficas, se pueden limitar al consumo de la batería de un móvil, que además es multiuso, y a acordarnos de una clave o de donde la hemos puesto.

El consumo más significativo lo hacen los mineros mediante la electricidad que gastan sus equipos para asegurar la red. Aun así, suponiendo que todos usen los equipos más eficientes en consumo energético, se calcula que en total el gasto no superaría los 7,1 GigaW/hora cada día. Es lo único que necesita Bitcoin para funcionar en el mundo entero. Una cifra insignificante comparado con lo que deben gastar todos los bancos del mundo, para que una tercera parte de la población pueda disfrutar de la misma función.

Aunque Bitcoin esté demostrando su superioridad como vehículo de intercambio y almacén de valor, hay criptomonedas que prueban estar en el buen camino para solucionar otro tipo de problemas que también presenta el dinero convencional. Es el caso de Ethereum y los contratos inteligentes.

Os dejo este video donde uno de los fundadores de Slock.it, utilizando la tecnología de Etherum, explica cómo una puerta solo se abre si se le paga (a la puerta). Lo mejor es que la puerta puede llegar a aceptar cualquiera de las 667 criptomonedas existentes y las que estén por llegar. Expone otras muchas aplicaciones de su sitema que seguramente os darán en qué pensar.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

¿Por qué los bitcoins no salen por la tele?

Porque en la tele no suelen poner nada interesante. Internet, sin embargo, está lleno de gatitos monísimos con los que te vas encontrando, mientras buscas algo que te interese de verdad. Se puede acceder en cualquier momento, y lo que sea que busques seguro que está ahí.

Bitcoin, al ser un regalo a la humanidad, se ideó muy bien para que no le pudiese pertenecer nunca a nadie en particular. No es una empresa, pero todas las empresas e individuos se pueden beneficiar de él, desde cualquier parte del mundo.

La transformación espontánea y constante que el dinero ha venido experimentando desde sus orígenes, se detuvo para pasar a estar controlada por organismos centralizados. Esto ha pasado con muchas otras tecnologías cuya evolución se estanca en algún punto de sus vidas.

Los motivos de estos parones casi siempre obedecen a dificultades impuestas por la presión de industrias, o grupos sociales minoritarios. La influencia que estos adquieren a través de la explotación de las tecnologías existentes, les permite ahogar el desarrollo tecnológico cuando temen que éste pueda poner en riesgo su posición hegemónica en los mercados, o en la sociedad.

Con el transcurso del tiempo, las tecnologías que por su eficiencia demuestran ser superiores, encuentran su sitio natural y su uso acaba expandiéndose. Las que prevalecen lo hacen porque facilitan el trabajo para el que alguien ideó su uso y, a medida que éste se extiende, provoca el nacimiento de nuevas tecnologías, y así sucesivamente. Se conoce como desarrollo tecnológico y es la mayor parte de lo que nos hace humanos, en un proceso que se retroalimenta de manera imparable.

Cada una provoca que la siguientes se extienda a mayor velocidad:

La masificación del uso de la imprenta sufrió un retraso relativo desde su invención. En gran parte esto fue debido a que en aquella época la mayoría de la población era analfabeta, y no había suficientes lectores que pudieran absorber el contenido de los  libros. Sin embargo, debido a que cuando nació Internet una gran parte del planeta ya estaba alfabetizada, su uso ha inundado el planeta en solo 20 años.

El dinero es tecnología y la tecnología no es excluyente. Por naturaleza termina encontrando su camino para favorecer a todo ser humano que haga uso de ella. El dinero es un concepto tecnológico abstracto, cuya materialización va adquiriendo formas físicas distintas a medida que otra forma nueva demuestra ser más eficiente. Lo usamos para facilitarnos el intercambio que es una acción, en principio voluntaria, cuyo ejercicio favorece el desarrollo de las ciencias, el arte, la misma tecnología y todas las cosas buenas.

La forma del dinero actual es excluyente. En la actualidad se calcula que hay 2.500 millones de adultos sin acceso al sistema bancario, 10 de ellos en EEUU. Sus hijos y sus nietos son herederos de su misma situación, y se pueden sumar a una cuenta cuyo resultado final asciende a tres cuartas partes de la población mundial, que están sin acceso a la banca.

De esta cifra mareante, la inmensa mayoría tenían un teléfono como el tuyo y el mío cuando ¡llegó Bitcoin!: Una forma de dinero no excluyente que se puede intercambiar desde el móvil más sencillo del mercado.

Hay países africanos donde el dinero ha perdido su poder adquisitivo hasta tal punto, que no se usa para hacer fuego en casa porque el excremento de cabra quema mejor y produce más calorías.

En este enlace veréis una foto hecha en Somalia, en la que aparecen agentes de cambio de divisas callejeros que preparan su mercancía para cambiarla por dólares de los que, de cada carretilla, no sacan más que algunas decenas.

Tampoco es de menospreciar, como ejemplo de la devaluación del dinero, este billete de 50 billones de dólares. El artículo del enlace anuncia la salida de otro nuevo del doble de valor, que ya ha emito el gobierno de Zimbabue.

En África no es desconocida la idea del dinero extra-gubernamental, como tampoco lo es en comunidades a las que no les queda otra salida que la de usar su imaginación, y evitar el efecto devastador que supone carecer de un medio de intercambio. Se puede observar con el ejemplo del tabaco en las cárceles, donde los cigarrillos se usan como si fuesen monedas; en este caso debido la prohibición interna del uso del dinero de verdad: el de la calle.

En Kenia, al poco tiempo de instalarse el uso del móvil, la compañía de telefonía Safaricom decidió permitir que entre sus usuarios se pudiesen intercambiar el crédito, o los minutos de llamadas de sus teléfonos móviles. La intención fue la de incrementar el consumo del móvil en beneficio de la compañía.

Un buen día, alguien que no tenía dinero para hacer la compra, o para comprar tabaco, encontró a un comerciante que aceptó su crédito en llamadas a cambio de lo que él quería comprar. La costumbre se extendió entre la población y derivó en BitPesa: una compañía filial de Safaricom que se encargó de rentabilizar este fenómeno, cuya capitalización de mercado ha llegado a suponer el 50% del PIB del país.

En la actualidad cada una de las dos empresas sigue su camino y Bitpesa, suplantando los créditos en llamadas por bitcoins, va en camino de revolucionar el mercado de las remesas en África, y en el mundo entero. Safaricom por su lado continúa comercializando Mpesa y acaba de lanzar al mercado junto con VISA un sistema de remesas en forma de aplicación para el móvil.

A un trabajador africano, enviar por Western Union a su casa el dinero que gana en otro país durante todo un año, le cuesta de media lo que equivale a un mes de su sueldo entero. A través de Bitpesa, enviar lo que gana en un mes, solo le cuesta el dinero que gana trabajando unos minutos.

¿Cuánto valdrá un bitcoin cuando en toda África sirva como moneda de cambio para hacer la compra, como pasó con los créditos en llamadas de Safaricom solamente en Kenia?

Bitcoin no tiene fronteras y es incensurable. El ejemplo de este artículo, que se centra en África, solo es uno de los muchos los casos de los que se puede hablar. Este proceso está marcha en otros países donde el sistema monetario es excluyente, y llegará a la gran mayoría de esos miles de millones de personas que carecen de sus servicios.

¿Cuánto costará un bitcoin cuando de entre estos miles de millones solo lo use un 10%? Eso es difícil de decir, pero lo sabremos más rápido de lo que imaginamos: la mayoría de ellos ya están alfabetizados lo suficiente, como para manejar un móvil que tienen conectado a Internet, por donde hoy también viajan bitcoins.

Y volviendo al tema de, ¿por qué los bitcoins no salen por la tele?; solo se me ocurre dejaros este gatito que, de entre todos los monísimos que se me van apareciendo en Internet, de momento, es mi campeón:

04-12-2015 Post06 - Gatito

Es el que utiliza Factom para promocionar, mediante un concurso, los servicios de notaría que han creado a través de la tecnología Bitcoin. De paso celebran que gracias a sus servicios las imágenes de gatitos en Internet, a partir de ahora, jamás serán una raza extinguible al tener la opción de poder ser petrificados en la cadena de bloques.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

Los bitcoins no existen.

Se calcula que el PIB del planeta asciende a unos 70 billones de dólares, y la deuda mundial a 200 (también billones). Es decir, que si el dinero que ganamos todos lo guardamos en una hucha para pagar la deuda, tardaríamos tres años en romper el cerdito, durante los que no habríamos podido llevarnos nada a la boca.

El dinero FIAT está basado en la deuda, y ésta solo está representada en apuntes contables que se compran y se venden en mercados como el Nasdaq, mientras sigue su camino hacia arriba separándose del PIB.

La figura del siguiente gráfico, aunque refleja esta situación en EEUU, prácticamente no se diferenciaría de otro con datos de índices mundiales.

11-30-2015 - Deuda GDP USA 1940 - 2005

En el gráfico siguiente podemos ver cómo el sistema bancario diferencia cada tipo de dinero del comprendido en el PIB, es decir, el que no es deuda porque es el que ganamos con nuestro trabajo. Lo divide en cuatro grupos y cada uno contiene al de más abajo.

El grupo M3, o la primera capa, son los depósitos a largo plazo; el M2 los depósitos a corto; el  M1 es el dinero disponible en nuestras cuentas; y el M0 es el cash, o el dinero físico que hay en circulación.

11-30-2015 Post04Pict -

El uso del dinero electrónico está masificado. En la actualidad representa el 90% de las transacciones que se realizan en el mundo diariamente. Si sumásemos la deuda con otra capa por encima de la morada en el gráfico, podríamos decir que el dinero físico, la capa azul, prácticamente no existe.

Los bitcoins tampoco existen, lo que guarda nuestro monedero es la llave privada con la que podemos liberar el saldo que tenemos anotado en la cadena de bloques. Los bitcoins no son un archivo más de nuestro ordenador o de nuestro móvil, como lo podría ser una foto, un documento pdf, o una canción. No son más que el balance entre las transacciones que hemos recibido, y las que hemos realizado  desde el monedero al que le corresponda esa llave privada.

Cuando abrimos un monedero nuevo, Bitcoin crea unas llaves privadas. Estas, mediante un algoritmo matemático son relacionadas con otras llaves públicas, creadas también en ese instante a partir de las privadas, de forma que ambas sean las únicas que coinciden de entre todas las que puedan llegar a existir en la red Bitcoin. El sistema está programado de forma que puede haber tantos pares de llaves distintos, como átomos en el universo.

Las llaves públicas son anónimas hasta que no se las demos a alguien para que nos envíe bitcoins (hablo de las públicas, las privadas no se deben dar a NADIE). Desde ese momento, debido a que la cadena de bloques es pública, esa persona podrá seguir la historia del saldo de ese monedero sabiendo a quién pertenece. Esta característica hace de Bitcoin un protocolo semi-anónimo.

Cuando creamos un monedero con alguna aplicación de escritorio, como por ejemplo Bitcoin Core, en nuestro disco duro se habrá creado un archivo “Wallet.json”. Esto es nuestro monedero. No es necesario hacer copia de seguridad del archivo con la intención de recuperar nuestros bitcoins, si se estropease el ordenador algún día. El archivo solo son nuestras claves privadas que interactúan con la cadena de bloques desde el programa que las ha creado. El formato de las llaves en este archivo no se parece en nada a las que hemos de conservar nosotros para efectuar transacciones. Ni los mejores hackers podrán hacer funcionar ese archivo sin ellas, como tampoco nosotros mismos si las perdemos.

Existen muchos monederos de escritorio que añaden funciones distintas al Bitcoin core, que tiene el inconveniente de que el usuario ha de mantener una copia de la cadena de bloques para usarlo, y actualmente ésta pesa unos 30 Gb. Algunos de los más populares son MultiBit o Electrum. Hay otros como Armory que añaden aspectos que refuerzan la seguridad, pero que resultan más complicados para usuarios no avanzados.

También tenemos monederos que podemos llevar en el móvil cómo Airbiz o Samourai, éste último es de reciente aparición y hace nuestras transacciones completamente anónimas; no será de extrañar que veamos próximamente que otros añadan esta característica. El dinero en metálico es completamente anónimo, ya que no tenemos porqué saber cuánto dinero lleva otra persona en la cartera por el hecho de que nos haya pagado en efectivo. Si los bitcoins han de llegar a ser usados como dinero de forma masiva, tienen que tener esta característica.

Algunos de los monederos móviles se pueden sincronizar con nuestro monedero online y viceversa, como es el caso de Bolckchain.info. También hay monederos como Kryptokit, que son extensiones que se instalan en nuestro navegador.

Los que más protección ofrecen, y por tanto los que deberíamos considerar para guardar cantidades importantes de bitcoins, son los monederos hardware como Ledger Wallet, o Trezor. Su particularidad es que las llaves privadas nunca salen del dispositivo, las transferencias se firman internamente sin que estas sean reveladas ni siquiera a nuestro propio ordenador. Esto le añade un nivel de seguridad muy efectivo que evita determinados ataques con los que las contraseñas pueden ser absorbidas a través de nuestro teclado, por ejemplo.

La seguridad de nuestra llave privada depende de su nivel de entropía. Esto quiere decir que cuanto más aleatoria sea, mejor. Con una clave que conste de 12 palabras no relacionadas entre sí, de las que podamos estar seguros que memorizaremos sin olvidarnos nunca, podremos disponer de lo que se conoce como un brain wallet. Es recomendable ser un usuario avanzado para usar un brain wallet como monedero habitual, ya que su fortaleza añadida radica en que las llaves privadas jamás saldrán de nuestra cabeza si las usamos adecuadamente. Las transferencias que hagamos las deberemos configurar en un ordenador sin conexión, del que estemos seguros que está libre de virus antes de transmitirlas por otro que tenga conexión. Esto es lo que hacen automáticamente los hardware wallets, pero estos últimos no son gratis.

Los monederos de papel o paper wallets también ofrecen un alto nivel de seguridad que los hacen aptos para utilizarlos como almacén de bitcoins, ya que las llaves tampoco quedarán expuestas al tráfico de Internet hasta que decidamos transferir con él. Además tendremos nuestras claves impresas para guardarlas físicamente donde mejor nos parezca.

Los monederos son inviolables si les damos un uso adecuado, pero son la parte más vulnerable de Bitcoin desde el punto de vista del usuario. Podemos crear todos los que queramos e ir transfiriendo nuestros fondos a uno nuevo siempre que sospechemos que las llaves privadas del actual puedan haber sido comprometidas, y muchas otras cosas por el estilo que nos ayudarán a asegurar nuestros bitcoins. Pero hay que tener muy claro que no hay ninguna entidad detrás que nos vaya a devolver nuestro dinero si este escapa de nuestro control y desaparece, por lo que es recomendable practicar antes de usar cantidades importantes.

También hay servicios que convierten automáticamente a dólares los bitcoins que nos envíen, o parte de ellos. Son muy convenientes para comerciantes que desean cobrar en bitcoins, pero que no quieren estar expuestos a su volatilidad actual. Coinbase y Circle son dos de los que llevan más tiempo funcionando.

Bitcoin es dinero programable al que se puede adaptar cualquier servicio imaginable. Ya hay monederos que editan varias llaves privadas de las que podemos requerir dos de tres, por ejemplo, para retirar todos los fondos, mientras que cada una individualmente solo puede transferir hasta una cantidad límite del total. Los hay que pueden crear hasta 18 llaves, por lo que las combinaciones posibles son casi infinitas. Se conoce como multisig, y el servicio lo ofrecen algunos de los mencionados aquí, cómo es el caso de Electrum.

Los bitcoins también se pueden programar para que no se puedan transferir hasta una fecha determinada, e incluso que se transfieran automáticamente al llegar ese día, a otro monedero que especifiquemos previamente.

Las posibilidades que abre bitcoin al mundo de las finanzas son inimaginables. El fenómeno es muy similar al potencial que tenía el protocolo TCP/IP, en el mundo de las comunicaciones, durante los comienzos de internet.

¿Será posible que esta tecnología pueda hacer que la horquilla del primer gráfico cambie las tornas? Pudiera ser que no, nadie sabe el efecto que ningún invento pueda conseguir en el tiempo. Pero las dudas que plantea el sistema financiero actual, de ser capaz de solucionar sus descuadres, son muchas. Bitcoin en un solo programa emite y transfiere valor, de forma transparente y blindada por la matemática. El mecanismo mediante el que lo consigue es software libre y forma parte de su protocolo de comunicación descentralizado, por lo que ningún interés personal o colectivo puede decidir cambiar las reglas a su favor, pero si adaptar servicios que mejoran y facilitan su uso, como hemos visto en este artículo con el caso de los monederos.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.

Una cadena de bloques.

Si ya habéis recibido o enviado bitcoins alguna vez, habréis notado que aunque las transferencias se produzcan casi de inmediato, para disponer de su nominal, el receptor ha de esperar a que la transferencia sea confirmada tres veces. Como mínimo unos 20 minutos.

Esta espera la provoca uno de los mecanismos del sistema que veremos más adelante. Antes, intentaré explicar con brevedad algunos conceptos y hechos básicos que definen al dinero.

Para llegar a obtener la forma y comportamiento a los que hoy nos tiene acostumbrados, el dinero ha pasado por varias fases a lo largo de la historia que se pueden resumir en cuatro: El trueque, el dinero primitivo, el dinero respaldado por materias primas (como el oro), y el dinero fiduciario (FIAT), que es el que usamos en la actualidad.

Los economistas coinciden en que para considerar técnicamente que algo pueda ser dinero, ha de servir fundamentalmente cómo medio de intercambio, unidad contable y almacén de valor.

Un buen medio que cumpla estas características ha de presentar determinadas propiedades físicas que fortalezcan su efectividad y faciliten su uso. Las principales son: durabilidad, transportabilidad, divisibilidad, fungibilidad (e.g. una moneda de un euro sirve lo mismo que cualquier otra que saquemos de un saco de monedas de un euro), y resistencia a la falsificación. También ha de ser escaso para mantener su valor.

Desde hace tres mil años, aproximadamente, en cierta región de la Grecia antigua comenzaron a marcar trocitos de metales preciosos  para usarlos como monedas. Las propiedades y el atractivo del oro ya le habrían convertido en algo codiciado desde tiempo atrás, en el que ya se venía utilizando como medio de intercambio. Esto forma parte del proceso espontáneo que llevó al dinero a formarse, desde que el ser humano comienza a intercambiar bienes con sus semejantes. Es decir, desde el principio de la humanidad.

11-25-2015 PostPict -

En nuestra época, aunque el oro sigue conservando valor, su uso cómo dinero ha perdido la hegemonía. En 1944, con el tratado de Bretton Woods nació el Banco Mundial, junto al Fondo Monetario Internacional, y comenzó un proceso que acabó con el denominado patrón oro, cuyo cometido hasta la fecha era el de que éste respaldase el valor del dinero.

Dicho proceso culminó con la creación de la moneda FIAT durante el gobierno de R. Nixon, el día 15 de agosto de 1975. Desde entonces el dinero es respaldado por el PIB de cada nación, o grupo de naciones emisoras (es curioso observar que este tipo de acciones de repercusión general, se realizan siempre cuando la mayoría estamos en la playa).

Este sistema ha permitido que los mercados sean más flexibles, y desde entonces se ha experimentado un crecimiento sustancial en el desarrollo de la industria, el comercio y la tecnología. Muchos sin embargo, aseguran que los resultados están aún por llegar y ven el horizonte muy nublado. Especialmente estos últimos años en los que se suceden los rescates, junto a la costumbre de que los bancos centrales presten el dinero a la banca al 0% de interés.

Cada uno debe formarse su propia opinión. No es una materia sencilla pero, por el grado de importancia que mantiene en nuestras vidas, conviene pensar en ella. El dinero nos afecta a todos como individuos y como civilización. Hay otra característica muy importante que éste debe cumplir para realizar su función, y es la de transmitir confianza. Cuando no nos fiamos en que mantendrá su valor, o sentimos que se complica el acceso a nuestros fondos, comienza a dejar de sernos útil.

El valor del dinero FIAT, no solo depende del PIB y la capacidad exportadora de los países. La responsabilidad principal de su funcionamiento recae en grupos de personas que toman decisiones desde los gobiernos y los bancos centrales. Es decir, los posibles fallos de unos pocos pueden llevar al resto a la ruina. La teoría de sistemas lo denomina “punto único de fallo”.

No es de extrañar que desde el comienzo de la era tecnológica, científicos, criptógrafos y programadores hayan intentado buscar una solución a la relación que este tipo de fallo plantea en el sistema monetario. Entre ellos se encuentra Thomas Edison, inventor de la bombilla, que ideó un sistema denominado Commodity Reserve, que basa la estabilidad en el suministro del dinero, en las existencias contenidas en diferentes almacenes de materias primas, distribuidos por el territorio nacional. El sistema nunca fue aceptado por su gobierno, como ha pasado con todos los intentos de crear una alternativa al dinero gubernamental.

El suministro del dinero es importante, entre otras cosas, porque si hay más de la cuenta en circulación éste pierde su valor. Aquí entra en juego otro de los aspectos importantes de Bitcoin:

Solo van a existir 21 millones de bitcoins, de los que hoy en día ya hay casi 15 en circulación. Esto es una característica principal del programa que convierte a Bitcoin, desde el punto de vista monetario, en deflacionario. Es decir, que la cantidad que puede llegar a haber en circulación decae hasta agotarse la fuente. El oro es deflacionario.

La moneda FIAT, por el contrario, es inflacionaria. Los bancos centrales, en sintonía con los gobiernos, mantienen la autoridad de poner en circulación la cantidad que consideren oportuna. Este hecho, aunque da juego a los sistemas económico-financieros, resulta arriesgado. Sobre todo por la existencia de puntos singulares de fallo en la arquitectura del sistema.

El dinero ha evolucionado hasta llegar a ser casi por completo digital. La mayor parte del dinero que existe en el mundo no es más que un conjunto de apuntes en ficheros informáticos, cuyas cantidades circulan de un ordenador a otro a través de protocolos como SWIFT, y muchos otros acordados por diferentes entidades a nivel local e internacional.

Los bancos, aparte del dinero en los cajeros, y poco más, solo guardan un libro mayor de cuentas con los balances y las transacciones de cada usuario.

Su responsabilidad es mantener el consenso del archivo, o lo que es lo mismo, el balance correcto de las cuentas. Desde que lo permite la informática este trabajo lo realizan las máquinas, y la labor de las entidades se limita cada vez más a la seguridad, al funcionamiento de sus sistemas y a estar al corriente con normativas y regulaciones. Nuestras cuentas funcionan solas.

Bitcoin en la práctica no es más que un libro mayor que se conoce como blockchain, o cadena de bloques. Su función también es la de mantener el consenso entre los balances de las cuentas. La diferencia es que este libro no está en ningún sitio en particular. No requiere de una central para su custodia, como es el caso de los bancos y de los sistemas de archivo actuales.

Para garantizar el consenso, Bitcoin guarda una copia exacta de la cadena de bloques en cada uno de los terminales de sus usuarios. Esta se actualiza aproximadamente cada 10 minutos, añadiendo las nuevas transacciones mediante un proceso denominado “consenso distribuido”; su variante en Bitcoin se conoce como Proof of Work (POW), (prueba de trabajo).

Añade también a su funcionamiento un sistema de incentivos automatizado. Sin él, no habría motivación por parte de los usuarios que realizan el trabajo requerido para mantener el consenso de la cadena de bloques. A este tipo de usuarios se les denomina miners (mineros).

Por esta forma innovadora de adquirir consenso y reforzar su seguridad de manera autónoma, Bitcoin irrumpe en el mundo de las finanzas con potencial de ser algo excepcional, e impensable para la mayoría hasta la fecha. Un banco que no necesita banqueros ni autoridad para funcionar.

De entre todas las cualidades y funciones que se le exigen al dinero, podríamos deducir que Bitcoin reúne y supera la totalidad. Su volatilidad, sin embargo, es un factor por el que de momento no resulta efectivo cómo unidad de cuenta, ni como almacén de valor a corto plazo. La estabilidad en el precio de una moneda depende de la cantidad de gente que la usa. El dólar es un buen ejemplo de este efecto.

Hoy, se estima que solo el 20% de sus usuarios está utilizando Bitcoin para comprar o transferir dinero. El resto lo utiliza con fines especulativos: Unos lo compran y lo venden en los exanges con la vista en el corto plazo aprovechando las variaciones constantes que provoca su volatilidad, mientras que la mayoría de este 80% los acumulan a la espera de subidas exponenciales de precio.

En un próximo post desmenuzaremos el mecanismo mediante el cual los mineros aseguran la red y ganan bitcoins al hacerlo.

Pliego de descargas:

Bitcoin es un experimento y nada de lo que hayas leído representa la intención de aconsejarte, o de influir en tus decisiones respecto a tus inversiones, o a tu economía personal. El propósito de los artículos de este blog es el de explorar un nuevo ecosistema tecnológico, aprendiendo sobre sus posibilidades, sus propiedades y características innovadoras.